LA FRASE

"SI UN PERRO DE LA GENDARMERÍA MUERDE A UN DIPUTADO, HABRÁ QUE TOMAR COMO CRITERIO DE VERDAD LO QUE DIGA EL PERRO, A MENOS QUE SEA VERBITSKY." (PATRICIA BULLRICH)

jueves, 8 de junio de 2017

DESCUBREN QUE SI SE ABRE LA CANILLA, EL AGUA SALE EN LUGAR DE ENTRAR


Sobre la sequía de inversiones, leemos en Infobae: “El "Informe sobre Inversiones en el mundo 2017" publicado por las Naciones Unidas no proyecta un panorama alentador para América Latina en términos de inversión extranjera directa (IED), y dentro de la región, la Argentina no es la excepción. Según el informe al que accedió Infobae, la tendencia a la baja de los flujos de IED hacia la región se aceleró y cayeron un 14% en 2016 hasta los USD 142.000 millones. Para el 2017, la proyección es que esos flujos caigan hasta los USD 130.000 millones porque "persisten las incertidumbres macroeconómicas y políticas".

La IED era de USD 11.759 millones en 2015 y pasó a USD 5.745 un año más tarde. Esta reducción a la mitad se dio por la salida del cepo cambiario: las empresas ya no estaban obligadas a reinvertir sus utilidades y, de esta forma, pudieron girar dividendos a sus casas matrices.

"La reinversión de utilidades cayó de los USD 8.000 millones a los USD. 4.000 millones". A contramano de las inversiones que todavía no llegan con fuerza a la economía real, las inversiones financieras -como la compra de acciones de empresas o bonos- se cuadriplicaron: subieron de los 1.000 millones a los 4.000 millones de dólares, "como resultado de los esfuerzos del Gobierno para impulsar las inversiones".” (las negritas son nuestras)

La eficacia de la campaña mediática contra el llamado “cepo cambiario” (y los errores de comunicación nuestros, tal lo explicado acá) hicieron que muchos argentinos que ni siquiera se veían afectados por esas medidas en lo más mínimo las vieran como un problema que debía ser urgentemente resuelto.

Como si uno de los problemas principales de la economía argentina no fuera la restricción externa (un rasgo estructural desde los tiempos del modelo primario agroexportador), sino que las personas no pudieran comprar dólares para ahorrar, o para viajar al exterior; cuando la primera opción estuvo inhabilitado solo entre fines del 2011 y enero del 2014, y la otra estuvo siempre disponible, y en ambos casos afectaban a una porción minoritaria de la sociedad.

El verdadero “cepo cambiario” al cual se le apuntaba eran las restricciones para el acceso a las divisas (bien escaso y como tal, de necesaria fijación de prioridades de uso por el Estado, en el marco de la estrategia económica general) de aquellos que mueven grandes volúmenes; y tienen fuertes intereses en garantizarse un flujo ininterrumpido de capitales al exterior, en moneda dura, por vías legales (remisión de dividendos) o ilegales (fuga).

De allí que las primeras disposiciones del gobierno de “Cambiemos” para “levantar el cepo” fueran la eliminación de los encajes bancarios en los que los que traían dólares al país tenían que dejarlos “calzados” por un tiempo en colocaciones en el sistema financiero, y la eliminación también de toda restricción a las multinacionales que operan en el país para que giren dividendos a sus casas matrices.

La vuelta al pleno imperio del régimen de inversiones extranjeras de la Ley 21.382 de Martínez de Hoz y Videla (cuya reforma fue una de las principales materias pendientes del kirchnerismo) empeorada durante el menemismo significó que las compañías extranjeras no tuvieran que verse forzadas a reinvertir en el país parte de sus ganancias, por no poder acceder a las divisas para girarlas al exterior.

Y ya se sabe lo que hace el capital si no se lo regula: seguir estrictamente la lógica que dicta su propio interés, que es maximizar los beneficios, sin asumir riesgos. Menos en un país cuyo gobierno busca explícitamente deprimir los niveles de consumo interno, con el pretexto de combatir la inflación, y la intención real de deprimir salarios reales para recomponer tasas de ganancia del capital.

Tanta magnamidad con las multis se completó con la increíble concesión de un plazo de 10 a los exportadores para que ingresen y liquiden en el país las divisas del comercio exterior, las únicas de origen genuino para afrontar la restricción externa; rápidamente reemplazadas con los dólares provenientes del endeudamiento y la especulación financiera; que alimentan la bicicleta financiera y la fuga de capitales, y afectan la competitividad de las exportaciones y el desarrollo industrial del país depreciando vel tipo de cambio y abaratando las importaciones.

En un contexto de debilidad del comercio mundial y bajo la plena vigencia de un modelo de valorización financiera y retracción del consumo en el mercado interno, los resultados que apunta el informe de la ONU eran algo que cualquiera podía prever que pasaría, salvo los talibanes del neoliberalismo ofertista, que suponen que puede existir inversión allí donde no existe demanda que satisfacer.

Las únicas inversiones extranjera que llueven y prosperan en la Argentina de Macri más allá de algunos nichos puntuales como pueden ser en el futuro los recursos energéticos no convencionales y la explotación en Vaca Muerta (y aun así está por verse cuanto mueven el amperímetro inversor), son las financieras de portafolio, o en algún caso las excursiones de shopping de capitales extranjeros que compren activos empresarios nacionales

Lo que por otro lado contribuye a profundizar aun más el grado de extranjerización y concentración de la ceconomía, y -a futuro- a perpetuar la restricción externa, en tanto no agregan capital para modificar la estructura productiva del país y su capacidad de generación de divisas; para moderar esa restricción o superarla, incrementando las exportaciones con mayor valor industrial agregado.

No hay comentarios: