LA FRASE

"EL QUE NO QUIERA QUE LO DEPORTEN, QUE SE VAYA A VIVIR A NORUEGA." (FERNANDO NIEMBRO)

miércoles, 2 de agosto de 2017

LLEGÓ LA CUENTA: EL PRIMER AÑO DE LIFSCHITZ (AHORA LA EPE)


Seguimos analizando los números de la Cuenta de Inversión 2016 de la provincia, en éste caso en lo que tiene que ver con la Empresa Provincial de la Energía (EPE).

La EPE presupuestó ingresos por tarifas de $ 6.712.310.000, y terminó recaudando $ 9.975.836.319,27, o sea un 48,62 % más, en un año en el que cayeron la actividad y el consumo: efecto puro de los tarifazos.

La distribuidora tuvo recursos totales por $ 10.945.810.503,23 y gastos por $ 11.604.616.199,57, o sea un resultado deficitario de casi 659 millones de pesos. Es la primera vez que eso sucede desde 2003, o sea que la “eficiencia” que pregona el socialismo estaba estrictamente vinculada a la política de subsidio a las tarifas del kirchnerismo, en éste caso subsidiando la compra de electricidad en el mercado mayorista.

Para corroborarlo, en “Servicios Básicos” (compra de la electricidad, para distribuirla) la EPE tenía presupuestados originariamente $ 1.233.980.000 y terminó gastando $ 4.013.223.977,84 o sea un aumento del 225,23 %; como consecuencia de la baja de los subsidios dispuesta por el gobierno de Macri a través de la gestión de Aranguren (en la foto de apertura, junto con Lifschitz y el ministro de la Producción Contiggiani, cabeza de la lista de diputados del Frente Progresista).

Pese a ello, a la EPE le quedaba un “colchón´” mas que apreciable: en cifras redondas, gastó 2779 millones de pesos más en comprar electricidad, pero obtuvo a cambio 3264 millones más de los usuarios vía tarifas, por venderla: unos 485 millones de pesos de diferencia. Y aun con la baja de los subsidios, obtuvo 2,48 pesos de ingresos por tarifas por cada peso que gastó en comprar la electricidad en el mercado mayorista.

Sin embargo además de tener déficit operativo, ese “colchón” no se tradujo en más obras: por el contrario, en “Construcciones” había presupuestado originariamente $ 770.9560.00, luego aumentó la partida a $ 862.835.278,97; pero solo ejecutó $ 615.620.729,90.

En cambio por “Impuestos y Derechos” la EPE había presupuestado $ 1.188.621.000, y terminó pagando $ 1.674.389.157,58, o sea un 40,87 % más. La diferencia (de unos 486 millones, en cifras redondas) se “comió” el “colchón” acumulado por la empresa por la diferencia entre sus ingresos por tarifas, y sus gastos por compra de electricidad.

Dicho de otro modo, el año pasado la empresa gastó en "Impuestos y Derechos" 2,72 veces lo que invirtió en obras para mejorar el servicio. Como hemos explicado reiteradas veces, los impuestos que paga la EPE (Ganancias, IVA e Ingresos Brutos) crecen con la facturación, que crece a su vez con los aumentos de tarifas. 


Y además teniendo a la vista esta publinota del diario del Loco Lindo sobre el Fondo de Electrificación Rural, donde se dice que "En cada una de las boletas de la EPE, el 1,5 % de lo que pagan los usuarios va a ese Fondo que (más el aporte por la misma cifra que realiza el Estado Provincial) este año permite hacer obras por $ 225 millones y llevar el servicio a áreas de baja densidad poblacional, o mejorarlo donde ya ha sido extendido...", se nos hace un deber aclarar que el año pasado la EPE pensaba recaudar por esa vía $ 64.606.00, pero terminó recaudando $ 122.063.620,20 como consecuencia de los aumentos de tarifas, o sea un 88,93 % más de lo originariamente previsto.

No obstante esos mayores recursos, ejecutó inversiones financiadas con esa fuente por apenas $ 75.939,60, o sea el 0,6 % de lo recaudado.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sucialistas= muy pero muy choros. Se hacen los demócratas, pero meten la mano en la lata al igual que los radicales y los Pro.
Qué clase política hemos engendrado!