LA FRASE

"ES FALSO QUE YO HAYA ACOSADO SEXUALMENTE A UNA FUTBOLISTA, LO ÚNICO QUE HICE DURANTE TODA MI GESTIÓN AL FRENTE DE LA FIFA FUE APOYAR PERMANENTEMENTE AL FÚTBOL FEMENINO." (JOSEPH BLATTER)

sábado, 11 de noviembre de 2017

¿CONDENADOS A REPETIR LA MISMA HISTORIA?


Tal como se preveía, la reforma tributaria planteada por el gobierno incluía figuritas a canjear con la oposición, para que sigan adelante los puntos que más le interesan: a cambio de bajar los impuestos al vino o la cerveza que jamás le interesó aplicar, Macri consiguió un guiño de buena parte de los gobernadores para avanzar en el ajuste del sistema previsional, derogando la fórmula de movilidad aprobada por la Ley 26.417 durante el gobierno de Cristina, para reemplazarla por un ajuste trimestral por la inflación dibujada por Todesca.

El argumento fue que “la ANSES no aguanta más”, curiosamente esgrimido por el mismo gobierno que lanzó la “reparación histórica” sumándole compromisos permanentes (sin los correlativos recursos permanentes) al organismo responsable de administrar el sistema de seguridad social; y que en el marco del pacto con los gobernadores le va a quitar el 20 % de la recaudación del impuesto a las Ganancias que le está afectada, modificando el artículo 104 de la ley que lo regula.

Para peor, el gobierno nacional ofrece compensarlo destinando a la ANSES el 100 % de la recaudación del impuesto al cheque, que en la misma reforma establece que los que lo paguen podrán imputarlo como pago a cuenta de Ganancias.

Va de suyo que del mismo modo que el combo clausura de la moratoria/reparación histórica/eliminación de la fórmula de movilidad tiene por objeto consagrar hacia el interior del universo de jubilados la desigualdad en la distribución de los ingresos, el desfinanciamiento de la ANSES no se traducirá en una baja del gasto público porque irá destinado al pago de los mayores intereses de la deuda.

Sin perjuicio de lo cual el vaciamiento de la ANSES (que incluye el desguace del Fondo de Garantía de Sustentabilidad) le servirá al gobierno para instalar la idea de la vuelta al sistema de capitalización individual, aunque sea como aporte complementario y voluntario al de reparto: si algo caracteriza a la gestión de “Cambiemos” es que están todo el día pensando como generarles nuevos nichos de negocios a los bancos y fondos de inversión, del país y del extranjero.

Mientras tanto, nadie parece reparar en el contrasentido de que las “jubilaciones de hambre” que pagaba supuestamente el kirchnerismo y que forzaron el intento de imponer desde el Congreso el 82 % móvil en el 2010 y ya en el gobierno de “Cambiemos” la “reparación histórica” resultaron ser “insustentables” en términos financieros, según nos cuentan ahora.

En términos estrictamente políticos Macri les hará pagar a las provincias y sus gobernadores los costos del ajuste previsional, o en todo caso eso será lo único que les “coparticipe”; mientras compensa a Vidal para que retire su demanda judicial (cuya presentación fue acordada con él) por la actualización del Fondo del Conurbano.

Así como salió del tesoro nacional la triplicación de la coparticipación federal a la CABA en los primeros días de su gobierno, saldrá de la misma bolsa el auxilio financiero para la reelección de Vidal en 2019, o para colocarla en condiciones de ser candidata presidencial si no compitiera el propio Macri nuevamente.

Claro que esos fondos que la nación destina a los distritos más importantes que gobierna el PRO saldrán de los que el resto de las provincias dejarán de percibir por “transferencias especiales”: no se puede pedir todo en la vida

Dejando de lado de donde salen finalmente los recursos que hagan posible el arreglo si éste finalmente se concreta (es dudosísimo que las provincias acuerden reducir Ingresos Brutos, menos aun eliminarlo), el peronismo subsidiaría políticamente el intento final por eliminarlo mediante el combo reforma laboral/inyección de plata en el conurbano.

Siempre -claro está- que Vidal no necesite destinar esos recursos adicionales a pagar la monstruosa deuda externa que contrajo en apenas 2 años, con el aval y el apoyo del massismo en la Legislatura: el 12º Estado más endeudado del mundo en ese lapso, el primero si se consideran los sub-nacionales.

Creyendo que contribuye a sepultar definitivamente cualquier posible candidatura futura de Cristina, buena parte del peronismo -el que se apresta a firmar este pacto- se suicida, posibilitando que 16 años después de la caída de De La Rúa otro gobierno radical (porque la UCR es parte de esto, aunque a algunos radicales “progres” les moleste que se los recuerden) en cuyas filas revistan Patricia Bullrich y Sturzenegger vuelva a recortarle los salarios a los jubilados, y vuelve a buscar ayuda del peronismo para eso.

Habrá que ver si el pacto también comprende el apoyo a la flexibilidad laboral como en los tiempos de la Banelco, o ese aspecto queda afuera de la negociación dada la presunta oposición de la CGT.

No hay comentarios: