LA FRASE

"DIGAN LO QUE QUIERAN SOBRE LAS PROTESTAS EN ESTADOS UNIDOS, PERO ALLÁ NADIE PINTÓ EL CABILDO." (MIGUEL BOGGIANO)

sábado, 5 de octubre de 2013

EL MERCADO Y UN HECHO CONSUMADO


Por A.C.

En ésta nota del invalorable suplemento económico de ClarinAlejandro Vanoli, titular de la Comisión Nacional de Valores (CNV), tuvo que insistir para recordar un pequeño detalle: la sanción y vigencia de una ley, la nueva ley de mercado de capitales.
La realidad de una norma vigente, no admitiría discusión alguna en los países considerados serios, ya que difícilmente en los países con mayor movimiento bursátil, sus operadores osarían cuestionar publicamente una normativa sancionada conforme a los mecanismos legislativos allí consagrados.
Porque más allá de la libertad individual de expresión, estos agentes se verían expuestos a una sanción de las propias instituciones del mercado, ya que si algo se observa en los países con cultura bursátil, al menos públicamente, es el apego a las normas y regulaciones, porque esa conducta es la única que genera confianza en el inversor. Lo que se dice reglas de juego claras. Que en Argentina siempre se reclaman, pero cuando las reglas llegan, nos encontramos con la rebelión pública de supuestos agentes del mercado. Entre ellos, algunos que posiblemente no dispongan para cubrir los costos del alquiler de una oficina de 4 metros cuadrados. 
Hace unos días en esta nota se destacaba como miembros del Merval angustiados, a través de un agente declaraban que "Otro de los temas candentes que presentarán al regulador es la publicación de precios en tiempo real, la eliminación de los plazos de negociación (de contado y de 24 horas, por ejemplo) y la gran carga administrativa que impone la nueva ley en un mercado que no está muy desarrollado: Para alguien que alquila una oficinita en el edificio de la Bolsa por u$s 500 mensuales es una barbaridad: te implica $ 20.000 más de costos fijos, es más caro el back office que el front office, ya que te obligan a tener una estructura mínima de siete personas. Debés incluir un oficial de cumplimiento ante la CNV en exclusiva, y la persona que opera no puede atender a los clientes, y el que atiende clientes no puede operar. Todas figuras separadas quieren”.  
Y si muchachos, si ustedes quieren dedicarse a las inversiones, no pueden pretender movilizar fondos de terceros, garantizar operaciones y ofrecer confiabilidad y solvencia, teniendo una estructura más pequeña que un kiosco de barrio. Y si no, pongan un kiosco cerca de su casa, y se liberan de las exigencias.
Pero en el Reino de las Cautelares, y con un sector de la Justicia muy vinculado a sectores económicos y financieros, todo es posible, como lo muestra el caso del Diario La Nación.
Hace diez años, por supuesto a través de una medida cautelar, La Nación se mantiene descontando de su liquidación de IVA lo que paga como aportes patronales. Esto se originó en una medida de emergencia dictada por decreto 730 del año 2001, que dejó de tener vigencia en el mes de Julio de 2003. La vigencia de la norma culminó para todos, menos para el privilegiado diario, que consiguió a través de un socio vinculado familiarmente a un miembro de la Corte Suprema, una cautelar que le permitió evadir en éstos diez años, el pago de la suma de 280 millones de pesos. Una pequeña cifra. Claro que en países serios, como a los que refiere permanentemente La Nación en sus editoriales, esto no ocurriría, porque las posibilidades de terminar entre rejas por evasión, serían muy altas.
Pero aquí, como algunos sectores de la Justicia son todavía muy comprensivos, hay cautelares de 10 años que amparan la evasión tributaria. Que impiden que se aplique la ley vigente. Y por eso, se escucha en el mercado, que algunos desconformes con la ley de mercado de capitales,  habrían consultado al mismo Estudio que interpusiera la cautelar del diario La Nación, para ver si ellos también, a través de esa magia jurídica, consiguen burlar la ley.
Sin embargo, hay quienes en el mercado tienen otra óptica. Por ejemplo, el presidente del Mercado a Término de Rosario (ROFEX), Luis Herrera, declaró lo siguiente:
“El mercado estaba enfermo por esta endogamia de la autorregulación y mutualización. Pido disculpas por la mezquindad que haya podido tener. El sistema no puede admitir más ineficiencias”.
La ley y la nueva regulación es un hecho consumado. Y si el mercado bursátil quiere desarrollarse y ponerse a la altura del crecimiento económico argentino de los últimos años, no se puede admitir más ineficiencias. Para los operadores sin vocación de crecimiento, siempre está la posibilidad de un kiosco en el barrio.

No hay comentarios: