LA FRASE

"HAY GENTE EN LA MESA DE ENLACE QUE CUESTIONA QUE YO NO HAYA DADO EL DISCURSO DE CIERRE DESPUÉS DEL PRESIDENTE EN EL ACTO DEL 8 DE JULIO, PERO LES HICE ENTENDER QUE TENEMOS QUE SER GENEROSOS." (DANIEL PELEGRINA)

sábado, 7 de junio de 2014

A CLASE CON ANÍBAL


Uno de los problemas con los que se encuentra la oposición en esa lógica binaria de oponerse a todo lo que haga el gobierno -por puro reflejo-, y ver siempre curros y negociados por doquier, es que se exponen seguido a decir chantadas, y hacer papelones.

Un caso emblemático al respecto es el "Fútbol Para Todos", en el que para disimular que terminan defendiendo -explícita o implícitamente- a un grupo empresario que perdió un suculento negocio, dicen cualquiera.

Al respecto, leemos en Télam sobre la denuncia de Graciela Ocaña por el destino que da la AFA a la plata que le paga el Estado por las transmisiones: "El propio senador nacional Aníbal Fernández, uno de los involucrados en la denuncia, también lo dejó en claro, al señalar que "el Estado  no tiene injerencia en la administración de las partidas que recibe la AFA".

"Pareciera necesario recordar que la AFA es una organización privada que cumple sus fines con los fondos de su propiedad. En los términos de la legislación civil, dispone de ellos, conforme a sus estatutos y, por regla general, el Estado no tiene ninguna injerencia como contratante", remarcó Fernández en un texto subido a su página web.

Ocaña, en una nota concedida a Perfil, sostuvo que "Aníbal actúa de mala fe o desconoce el tema", insistiendo en que la AGN puede controlar cualquier fondo que salga del Estado porque "tiene el poder de controlar".

Sin embargo, la legisladora desconoció que, como órgano de control del sector público, la Auditoría tiene injerencia sobre privados que reciben subsidios o aportes, y en ese sentido el contrato de derecho privado con AFA aprobado por Jefatura de Gabinete no implica ningún "aporte o subsidio".

Ejecutado el contrato, es decir pagado el precio establecido y aprobado por decisión administrativa, el Estado se hace dueño de los derechos del fútbol.".

Acá en el propio blog de Aníbal pueden leer el texto completo; que explica lo obvio: un subsidio es plata que te dan a cambio de nada, en un contrato te pagan un precio a cambio de algo que debés dar o hacer (en éste caso, ceder los derechos para que se puedan transmitir los partidos). Y los aportes se dan con un fin específico vinculado a una función estatal (por ejemplo prestar el servicio ferroviario); que en ese caso sí hay que controlar si se usan para eso o no. 

La referencia de Ocaña a los aportes o subsidios del Estado a la AFA (que no son tales, sino el precio pactado en un contrato) tienen que ver con el artículo 8 de la Ley Nº 24.156 (completa acá) que dice en su párrafo final que "Serán aplicables las normas de esta ley, en lo relativo a la rendición de cuentas de las organizaciones privadas a las que se hayan acordado subsidios o aportes y a las instituciones o fondos cuya administración, guarda o conservación está a cargo del Estado nacional a través de sus Jurisdicciones o Entidades.".

No sólo los derechos de televisación que paga el Estado por el fútbol no son un subsidio, sino que tampoco el Estado tiene la administración de la AFA, o la guarda o conservación de sus fondos. Pagó por los derechos, puede transmitir los partidos por el precio que pagó, contrato cumplido, como dice Aníbal.

Ocaña en su denuncia pide la intervención de la Auditoría General de la Nación, que nada tiene que hacer en la AFA: la misma ley en su artículo 117 dice sobre la competencia del organismo: "Es materia de su competencia el control externo posterior de la gestión presupuestaria, económica, financiera, patrimonial, legal, así como el dictamen sobre los estados contables financieros de la administración central, organismos descentralizados, empresas y sociedades del Estado, entes reguladores de servicios públicos, Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires y los entes privados adjudicatarios de procesos de privatización, en cuanto a las obligaciones emergentes de los respectivos contratos.".

Hasta donde se sabe, en el "Fútbol Para Todos" no hubo ninguna privatización, sino todo lo contrario: el Estado accedió a los derechos, para que los partidos se puedan ver gratis.

Que Grondona es un chorro no le caben dudas a nadie, pero lo era antes del FPT, no empezó ahí. Y si los legisladores como Ocaña lo quieren investigar por alguna razón en particular, nadie se los impide.

Pero que por lo menos se informen un poco y no anden haciendo papelones.  

1 comentario:

Anónimo dijo...

Está estudiada la coordinación de efectuar denuncias en la justicia?, están clasificados por temas?, p/ej; Ocaña apunta a "supuestos" casos de corrupción de tal área de gobierno. Bullrich en otro y así con cada diputado. Lo mismo si se considera por partido político. P/ej; tenes a los adalides de la anticorrupción, pero tienen el placar lleno de causas prescriptas.
Siempre corriendo con el recorte del diario para presentar la denuncia, posterior conferencia de prensa o recorrida full time por cada uno de los programas del multimedios, comenzando temprano en la radio, luego en estudios de tv, nuevamente radio, luego tv y asi ad infinitum 36 hs posteriores.
Las preguntas son, cobran por objetivo?, por kilo de hojas de expediente? o por cantidad de carátulas mensuales?