LA FRASE

"LA CRUELDAD DEL GOBIERNO CON LOS JUBILADOS ES INCALIFICABLE, LO ÚNICO QUE FALTA ES QUE LES DESCUENTEN EL 13 % DE LOS HABERES, O LOS REPRIMAN SI PROTESTAN." (PATRICIA BULLRICH)

sábado, 21 de junio de 2014

ESTALLÓ LA INTERNA DEL SOCIALISMO: BONFATTI DECIDE NO DARLE NI CINCO DE PELOTA A BINNER


Ojo: con los policías pensaba distinto ya desde los tiempos de su campaña para gobernador en el 2007, aunque había una ley que mandaba a hacer concursos desde el 2006.

Pero parece que después cambió de opinión: concursos públicos para todos dice el tweet, fresquito; de hace menos de un mes.

Y cuando le tocó gobernar, sacó este decreto por el cual estableció concursos para seleccionar a los postulantes a ocupar cargo en el Tribunal de Cuentas de la provincia.

Como públicos eran públicos los concursos, pero por esas raras casualidades (cosas de la vida vieron), resulta que siempre los ganaban candidatos cercanos al radicalismo o al socialismo, ex funcionarios municipales de Rosario o Santa Fe, o cosas por el estilo: ver acá.

Hasta que por ahí se les mancó el equino policial del caso, y se les apareció un candidato inesperado, que no estaba en los planes y dijeron "concursos públicos sí, boludos no". 

Y menos que menos en el órgano que te tiene que controlar como gastás la guita del presupuesto, las licitaciones, los nombramientos: "republicanos y transparentes sí, pelotudos ni ahí", dijeron. 

Por eso a los pocos días del tuitazo de Hermes prometiendo concursos públicos para todos los cargos, (apenas 11 días) Bonfatti se mandó un decreto (verlo completo acá), y chau concursos en el Tribunal de Cuentas: 


"Hermes boludea en Twitter porque tiene tiempo, yo tengo que gobernar", habría dicho Bonfatti; ante la advertencia de algunos colaboradores sobre que le estaba enmendando la plana a su mismísimo padrino político, antecesor en el cargo, presidente de su partido, y seguro candidato presidencial el año que viene.

Ahora en lugar de concursos (donde se abre la inscripción y el que quiere participar y cumple los requisitos, va y se anota), van a un sistema igual al que en su momento instauró Kirchner para los ministros de la Corte Suprema; y que Binner copió cuando fue gobernador, pero no tuvo oportunidad de aplicar, aunque había prometido hacer lo mismo que Néstor: barrer a los jueces cuestionados.

Por el contrario, Bonfatti la nombró camarista a la mujer del "Rafa" Gutiérrez, pero ésa es otra historia.

Ahora los candidatos a ocupar cargos del Tribunal de Cuentas los elegirá el gobernador, y publicará la lista para que se los pueda impugnar, y si él cree oportuno darle bola a alguna de las impugnaciones, lo bocha; si no, envía el pliego a la Legislatura.

Ojo: el nuevo decreto ya está advirtiendo en su artículo 5 que "No serán consideradas aquellas objeciones irrelevantes desde la perspectiva de la finalidad del procedimiento que establece el Artículo 2° del presente o que se funden en cualquier tipo de discriminación o agravio infundado.".

Ponéle por ejemplo si a alguno se le ocurre impugnar a un funcionario del actual gobierno provincial que a Bonfatti se le ocurre postular como candidato para ir al Tribunal de Cuentas, por el sólo hecho de ser funcionario político del gobierno al cual el órgano tiene que controlar.

"¿Dónde está escrito que los funcionarios del gobierno no podemos ir del otro lado del mostrador y terminar en el Tribunal de Cuentas, en el mismo gobierno, eh, qué quieren, que vayamos al INADI?", habría dicho uno de ellos.

¿Traerá cola la escisión entre bonfattistas y binneristas, o se impondrá la razón de Estado por sobre los principios republicanos?

No hay comentarios: