LA FRASE

"EL QUE NO QUIERA QUE LO DEPORTEN, QUE SE VAYA A VIVIR A NORUEGA." (FERNANDO NIEMBRO)

lunes, 13 de marzo de 2017

HAGAMOS TODOS LA CUENTA QUE HIZO ARTEMIO


Entre los toqueteos que el gobierno le hizo al nuevo IPC se encuentra -como era de esperarse- la incidencia de los servicios públicos en el consumo de los hogares, que luego se refleja en el Indice de Precios Al Consumidor.

Con el kirchnerismo (cuando se cuestionaban los índices y se criticaba la alta inflación) casi nadie tomaba en cuenta en el análisis el detalle de los subsidios a las tarifas, que eran un salario indirecto de los hogares, y un subsidio de los costos de las empresas.

Entonces (por los subsidios justamente) puede que fuera cierto una incidencia menos de -por ejemplo- la luz o el gas en los gastos de los hogares, lo que no implica necesariamente convalidar el resto del índice (los otros componentes de gastos que se tenían en cuenta para elaborarlo).

Ahora, con los brutales tarifazos producidos desde el año pasado (que cualquiera puede medir, comparando facturas), pretenden que creamos que esa incidencia sobre los ingresos familiares es la misma o menos que antes de diciembre del 2015; y en consecuencia, mínima.

El propósito es claro: "tirar para abajo" las cifras de la inflación, impactando de tal modo en la negociación de las paritarias, que pretenden que sean ajustadas a las "metas de inflación". El gobierno que aumenta la luz brutalmente dice que una factura de luz nos representa apenas 35 centavos de cada 100 pesos que gastamos por mes.

O sea dibujar los índices (como nos cuestionaban a nosotros), pero para joder a los asalariados: durante los gobiernos de Néstor y Cristina nunca se planteó desde el gobierno que las paritarias se cerraran por los índices del INDEC. Al respecto, es muy interesante leer ésta nota de Federico Kucher en Página 12 del sábado sobre cual hubiera sido la evolución de los salarios si se lo hubiera hecho, incluso tomando mediciones privadas. 

Pero haga cada uno la cuenta que hizo Artemio, para ver si los nuevos índices tienen consistencia o no: 100 % (que sería el ingreso regular del hogar) dividido 0,35 % (la incidencia que según el INDEC tiene la boleta de luz en los gastos de la familia) da 285,71.

Hecho eso, multipliquen por esa cifra (285,71) el importe de la última boleta de luz que les llegó, y les tendría que dar el ingreso efectivo de la familia, sus salarios digamos. Por ejemplo si una factura de luz de 1500 pesos (importe muy factible acá en Santa Fe) fuera el 0,35 % del gasto de un hogar, en ese hogar el ingreso mensual debería ser de $ 428.565. 

No da ni en pedo, ni de cerca ¿no? Si se diera, todos seríamos millonarios, y no tendríamos de que quejarnos.

Prueban hacerlo al revés, ahora que por ejemplo acá en Santa Fe están empezando a llegar las boletas de la EPE con un nuevo aumento, que traslada a pleno el impacto de la baja de los subsidios a CAMESA (la compañía administradora del mercado mayorista); y en algunos casos supera el 62 % acumulado en lo que va del año.

Tomen su sueldo (que sería 100 %) y lo dividen por el importe de la boleta de la luz, al cual le añaden dos ceros, o corren dos decimales: eso les va a dar la incidencia porcentual real de la factura, en sus ingresos; que debe andar en un 3,43 % o por ahí, o sea más o menos unas 29 veces más de lo que dice el INDEC.   

Los porcentajes pueden variar según cada caso (por eso los invitamos a hacer el cálculo), de acuerdo con los ingresos y -sobre todo- con el consumo de electricidad; porque no son cosas que vayan de la mano: en un hogar con bajos ingresos, el consumo puede ser alto por la cantidad de integrantes de la familia, o el uso necesario del servicio.

Es muy posible que en esos casos incluso las cifras sean peores, y en consecuencia la mentira del gobierno, más grande. Hagan la prueba y nos cuentan. (Para profundizar en el tema, ver ésto de Mariano Kestelboim en Cash).

3 comentarios:

Diego dijo...

Solamente tengo heladera y compu, más los focos de bajo consumo, pero ni tele ni plancha ni lavarropa, o sea consumo muy poco. Por eso no pongo el porcentaje, ya que me da en línea con el INDEC.

Me parece que para que el cálculo esté correcto, habría que hacerlo al revés de lo que dice el post: es el importe de la boleta de la luz (corridos dos ceros, o multiplicado por 100) dividido el sueldo.

Otro dato que no está en la fórmula es que si la boleta llega bimestralmente, habría que dividir ese porcentaje por dos.

Igual, comparto las conclusiones del post, las de Artemio y las de Kestelboim.

Anónimo dijo...

No sé para qué hacer tantos números.
¿Quien no gana $428.565 por mes?
El Sojero.

Anónimo dijo...

Santa Fe. Ingreso medio $12.000.
Consumo medio casa de familia: 900 Kw.
Factura por 900 Kw con nueva tarifa: $1600.
1600 : 12.000: 13,33%
Será bimestral, pero el mes que viene hay que pagarla. Y es un numerito importante sobre el ingreso.
Ni hablar de las PYMES, de pagar promedio en 2015 50 o 60 mil, a más de $250.000. Y con caída de ventas de entre 30% y 40%.
El Colo.