LA FRASE

"EL CASO DEL DIPUTADO AMERI COMPRUEBA UNA VEZ MÁS COMO LOS PERONISTAS VIVEN PRENDIDOS A LA TETA DEL ESTADO." (ROBERTO CACHANOSKY)

jueves, 29 de marzo de 2012

REFUTANDO LEYENDAS: "FEDERALISMO INVERTIDO"


Lo que ven es el acta de la Cámara de Diputados de la sesión de ayer, en la que se terminó aprobando el traspaso de los subtes a la ciudad de Buenos Aires, más concretamente los votos negativos y las abstenciones.

Entre los negativos, además de los previsibles del PRO y de los opositores seriales a todo lo que venga del gobierno (Patricia Bullrich, Graciela Camaño, el colorado De Narváez, Graciela Ocaña, la diputada de Castells Ramona Pucheta), se pueden destacar las de los ¿reutemanistas? santafesinos Carranza y Germano, el socialista porteño Roy Cortina y la inefable Vicky Donda; que volvió a votar igual que Prat Gay y Ramoncito Puerta, algo que ya se le está haciendo costumbre.

Justamente ayer acá planteábamos la confusión reinante en el FAP y no sólo en éste asunto: ya la señalamos recientemente cuando se modificó la Carta Orgánica del Banco Central

Entre las abstenciones sobresalen las de Proyecto Sur, el degeneradismo de Unidad Popular (incluyendo la del mismísimo ministro del Interior de Bonfatti) y la de los socialistas santafesinos: Elida Rasino (la defensora de pobres), Alicia Ciciliani (una debilidad de este blog) y Juan Carlos Zabalza.

A ver, hagamos memoria: ¿cuántas veces hemos oído a los socialistas locales (empezando por el mismisimo Hermes claro) decir que "vivimos en un federalismo invertido, porque la plata se va de las provincias y no vuelve, y Santa Fe pone tanto y no le dan lo mismo, bla, bla, bla...."?

Millones.

¿Cuántas veces los escuchamos a Ciancio, a Boggiano (el Secretario de Servicios Públicos), a Lifschiz, a Mónica Fein, a Giustiniani (que también se abstuvo en el Senado) criticar el sistema de subsidios al transporte público porque -dicen- discrimina a las ciudades del interior en beneficio de los subtes y colectivos de la Capital Federal y del conurbano?

Varios millones más.

¿Se les ocurre en lo inmediato -así a mano, con un caso actual y concreto- un ejemplo más práctico de distorsión al federalismo que el hecho de que todos los habitantes del país les paguemos el subte a los porteños, siendo que el único lugar donde existe es en Buenos Aires, que es la ciudad más rica de la Argentina?

No hay muchos otros ejemplos a la mano tan contundentes, ¿no?

Y entonces ¿que hacen los grandes defensores del federalismo, los Chachos Peñalozas, los Brigadieres López del socialismo santafesino cuando se trata una ley que dice que los porteños se hagan cargo de los subtes?

Se abstienen, que si no es como votar en contra, es como decir "no me interesa el tema o francamente, no sé que opinar".

En fin, si alguno lo entiende por otro lado que no sea no quedar pegados votando algo que propone el gobierno nacional, o cuidando la quintita de votos que sacó Binner en Palermo y Recoleta, se agradecerá que aporte una explicación.

3 comentarios:

Dalai Arias dijo...

Veo que los progresistas del juecismo (hay algunos trasnochados del kirchnerismo que creen que en Córdoba hay que alirase con ellos) también tuvieron una postura bien federal votando en contra del trapaso del subte a los porteños... Y pensar que estos émulos de Facundo Quiroga y del Brigadier Bustos, cuando gobernaron la ciudad de Córdoba, salaban La Cañada con lágrimas de dolor porque el gobierno nacional no daba más subsidios al trasporte urbano de la Docta y se quejaban del centralismo porteño y toda la guita que la nación pone en Bs As... ¿y ahora? Ah, y el duahldista mediterráneo Muller se abstuvo. Viva la Santa Federación!

Anónimo dijo...

Es que era obvio que deberían votar en contra, porque es una medida a media, si van a sacar subsidios que se los saquen a todos en igual medida. pero pasarle los subtes y de paso los colectivos a la ciudad y quitarle el chorro de subsidios por falta de fondos y querer hacerle pagar el costo político de aumentar el costo del pasaje como lo hizo con los subtes al boludo de mauri, al mismo tiempo mantener los subsidios al resto del conurbano es arbitrario. Dejando de lado el hecho que Macri sea un inepto que no debería haber entrado como un caballo al firmar la carta acuerdo sin asegurarse de recibir toda la plata.

Anónimo dijo...

De buena leche hubiera sido (si se pensaba quitar subsidios) aumentar la tarifa y luego transferir el servicio a la ciudad. Porque la ciudad no tiene recursos (casi) ilimitados como la nacíon.