LA FRASE

"DONALD, SOY EL NÚMERO UNO, DONALD, CUANDO PUEDA TE VACUNO." (VLADIMIR PUTIN)

lunes, 2 de junio de 2014

ENTRE BUEYES NO HAY CORNADAS

 

Sobre la licitación para el traslado del puerto de Santa Fe, leemos en el diario del Loco Lindo: "Lo que no deja de ser interesante, es que sin haberse planteado desde el comienzo como una política de Estado, cinco gobiernos provinciales consecutivos lo han impulsado sin contramarchas. El proceso se inició en 1998 durante el primer mandato de Jorge Obeid, a quien representantes de la Bolsa de Comercio de Santa Fe le entregaron un documento que proponía explorar la hipótesis de una extensión portuaria a la vera del Paraná debido a que los crónicos problemas de calado se agravaban con el creciente tamaño y capacidad de los buques de carga y los costos de dragado del canal de acceso, construido a contracorriente y, por tanto, presa de inevitables sedimentaciones.
Pero en Santa Fe siempre hay una nota discordante. Esta vez surgió de la Cámara de Diputados, donde al día siguiente el legislador peronista Héctor “Pirucho” Acuña impulsó la creación de una comisión especial investigadora de supuestas irregularidades en la administración del Puerto local. El FPCyS se retiró del recinto y algunos diputados del conglomerado peronista se abstuvieron. La iniciativa llama la atención porque las presuntas irregularidades se investigan desde hace meses en la Justicia. Por tanto, la referida comisión se tiñe de un color político partidario que mete ruido forzado en medio de la etapa más sensible del proceso de reconversión. El promotor es un denunciador serial de presuntas ilicitudes en los más diversos campos y materias, que ha hecho de la sobreactuación su método de visibilización política con miras a permanecer en el ruedo en 2015.". (las negritas son nuestras)
A ver si entendés: en Santa Fe las "políticas de Estado" consistirían en asegurarles los negocios a los verdaderos dueños de la ciudad y la provincia; e impedir por todos los medios que la justicia meta sus narices en ellos.
Dueños como los Víttori y Caputto, que convencieron a los gobiernos de trasladar el puerto justo -pero justo, vea- donde ellos habían comprado terrenos por monedas, que con la obra obviamente se valorizarían. 
Y dueños (o gestores de los dueños) como Vorobiof, que viene manejando el puerto como si fueran sus empresas: con defraudaciones a granel.
Curros que desde las páginas del diario que manejan otros dueños, pretenden que queden impunes; como si investigar los curros de Vorobiof fue lo que determinó que la empresa brasileña que había comprado los pliego de la licitación terminara no presentando oferta, y quedara en carrera una sola, aparecida de la galera en los últimos días.
Hacen la pantomima de remitirse a la justicia la causa duerme hace meses, mientras discuten si Vorobiof es o no funcionario público (algo que resulta obvio que sí es); que es la excusa que pone para cajonearla y no avanzar el juez, uno de los tantos de la servilleta del FPCyS (ver acá). 
Después se mandan un editorial tras otro hablando de Boudou y el caso Ciccone, o replican los vómitos de Lanata y Carrió.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Los peronistas que se abstuvieron ¿habrán sido los lúmpenes del Cachi Martínez viudo de Massat?. Que Pirucho es bocón nadie lo duda, pero no sale a tirar con matagatos sino con munición gruesa porque conoce perfectamente que los Víttori-Caputto han sido socios del poder que los protege, ahora Bonfatti, antes Obeid. Y Hablando del finado Obeid que junto al finado Monseñor Storni y algunos personajes de la UNL y de la in-Justicia Provincial más los del diario El Litoral, hicieron los mejores negociados que si salta lo del Puerto, saltarán esos también y capaz que salpican al mudo senador nacional también.
Que banda temeraria.