LA FRASE

"EL MEJOR MODO DE RECUPERAR LOS DÍAS DE PARO ES DEJAR QUE LOS JUBILADOS MIREN PORNO POR INTERNET." (ROBERTO BARADEL)

domingo, 26 de febrero de 2017

EL OENEGEÍSMO TRANSPARENTE Y COSO


Días pasados leíamos en el diario del Loco lindo sobre los avances del programas "Calles seguras, infancia segura", lanzado por la gestión de Corral en septiembre del 2013 para "reinsertar" a los "trapitos". Un tema que tratamos en su momento en ésta entrada, y en ésta otra.

Decía la nota que "Pero desde que comenzó a implementarse efectivamente el programa, hace tres años, la recaudación total por donaciones voluntarias -que se destina a la compra de máquinas de trabajo y otros artículos para que los jóvenes pongan manos a la obra en alguna actividad laboral- fue de apenas 280.231,90 pesos. El monto no parece alcanzar para financiar un programa que involucra a muchos jóvenes en un proceso de reinserción laboral.

El importe está contabilizado contando todas las vías de donación disponibles.  La auditoría actualizada de lo recaudado por contribuciones voluntarias, que está a cargo de la Fundación Ejercicio Ciudadano, aún no está disponibleLos detalles de ingresos y erogaciones que figuran en la página web de esa entidad datan del 16 de enero de 2014, verificó este medio...". (las negritas son nuestras)

La cantidad recaudada equivale a unos 6835 pesos por mes, o 683 bonitos de 10 pesos de los que la Municipalidad manda junto con la tasa general de inmuebles. Pero el punto en el que nos queremos detener ahora es en el del "control" del proyecto, "delegado" por el gobienro de Corral en una "prestigiosa ONG": la Fundación Ejercicio Ciudadano, de Rosario.

Si ya era bastante cuestionable que la  municipalidad le transfiriera la responsabilidad de las políticas sociales (al menos en parte) a la "solidaridad espontánea" de los vecinos (de hecho, Corral tuvo que volver sobre sus propios pasos, e inyectarle recursos al programa), no lo es menos el hecho de que el Estado -que tiene sus propios organismos de control- "privatice" el control de sus políticas en instituciones "del tercer sector", supuestamente prestigiosas. 

Una idea muy noventista, por cierto; y que es un desprendimiento más de la antipolítica: la política es por definición sucia y corrupta, y hay que "vigilarla desde afuera" (y no los ciudadanos con su voto, precisamente) para que haga las cosas bien.

Pero hete aquí que la "prestigiosa institución" elegida a esos fines (entre cuyos miembros hay actuales funcionarios del gobierno provincial, y ex dirigentes y legisladores de la UCR) no pudo en casi tres años y medio de lanzado el proyecto, auditar el destino de algo más de 280.000 pesos.

Más aun, si se  ingresa a su página web el ícono respectivo lleva a un documento en inglés; y no aporta ningún dato certero al respecto. ¿Nos enteraremos acaso de acá a un tiempo que esta misma "ONG" nos cuenta que el programa es un exitazo, y le da su "sello de calidad"? 

No hay comentarios: