LA FRASE

"CRISTINA ES LA CANDIDATA OPOSITORA QUE PREFIERE EL GOBIERNO, AL QUE VERDADERAMENTE LE TEME ES A JULIO BÁRBARO." (LUIS MAJUL)

sábado, 14 de abril de 2018

EN BOLAS Y A LOS GRITOS


Resulta que en campaña nos decían que la inflación no iba a ser un problema durante su gobierno, porque era la cosa más sencilla de resolver; ya que la inflación era la demostración de la incapacidad para gobernar, cosa que -por supuesto- no iba a suceder "con el mejor equipo de los últimos 50 años".

Desde el punto de vista teórico y puestos a explicar el fenómeno inflacionario, la respuesta era aun más categórica todavía: la inflación -nos contaban- es un fenómeno puramente monetario, consecuencia de la emisión descontrolada que hace el Estado para cubrir su déficit fiscal; y por eso se lo controla fácilmente regulando a la alza las tasas de interés.

Para eso se requiere -nos dijeron- un Estado austero, que gaste poco y un Banco Central autónomo, independiente de las presiones del poder político y que fije por sí mismo sus propias "metas de inflación", a las que se deberá alinear el resto de las variables económicas.

La inflación -concluían la explicación- no tiene nada que ver con la puja distributiva, ni con la existencia de situaciones de nula, escasa o imperfecta competencia en los mercados: no hay (no habría) cosa tal como "los formadores de precios", los "precios de transferencia", o las cadenas de valor que van incrementando injustificadamente rentabilidades, aprovechando su posición dominante.

28 meses después, y luego de habernos propinado en el 2016 la inflación anual más alta en los 25 años previos, sostienen las mismas tasas inflacionarias de los últimos dos años del kirchnerismo (si hemos de creerle a las cifras del INDEC), pero con una diferencia: entonces la tendencia era descendente, y ahora para arriba.

De la autonomía del Banco Central ya nadie habla (Willy Kohan nos invita amablemente a despedirla en las redes sociales), y Sturzenegger sigue siendo un robot, pero ahora programado desde la Jefatura de Gabinete, para hacer todo al revés de como lo venía haciendo hasta diciembre del año pasado: hasta allí subía las tasas "porque la inflación núcleo viene bajando pero no hay aun señales firmesw del proceso de desinflación para ser más laxos con la política monetaria", y coso.

Ahora que la ´"inflación núcleo" sube más incluso que la que es determinada por los precios "regulados" (fijados por el Estado, como las tarifas de los servicios públicos), mantiene las tasas, porque desde la Casa rosada no le permiten subirlas: como Frondizi se tuvo que tragar su libro "Petróleo y política" al asumir el gobierno y hacer exactamente lo contrario en su política petrolera, Sturzenegger se estaría colando ya saben por donde las obras de Milton Friedmann y todos los teóricos del neoliberalismo monetarista.

Espert nos dice que a las metas de inflación ya no hay que tenerlas más en cuenta porque no son relevantes, pero lo que no dice es que sí lo fueron, para alinear a la baja las paritarias; porque el salario es -junto con el tipo de cambio, planchado para resucitar la "bicicleta" financiera- el único ancla que el gobierno utiliza contra la inflación, con los resultados conocidos.


Mientras tanto el gobierno la alimenta con los aumentos de tarifas y la liberación de los precios del mercado de combustibles, dolarizados y atados a la evolución del precio internacional del petróleo; justo ahora que con el despelote de Siria todo indicaría que se irá a las nubes.

Pero eso sí: al igual que el kirchnerismo después de la devaluación de 2014, apelan al ancla cambiaria, pero con dos diferencias, no menores: entonces las tarifas estaban subsidiadas, y las paritarias eran libres, sin "cepos" ni "metas de inflación".

Visto desde acá la impresión es que: 1) Los muchachos están perdidos, y no saben para donde agarrar, 2) Saben perfectamente para donde no agarrar, que es sostener el salario de los trabajadores, aun en desmedro de la rentabilidad del capital, o 3) Un mix de todo, como diría el amigo Rinconet.  

1 comentario:

Erkekjetter Silenoz dijo...

Hay algunos economistas nac&pop que dicen que las metas de inflación no funcionan en nuestro país porque la inflación es muy alta.

En realidad esta política económica está pensada para el caso de inflación de demanda y el efecto de subir la tasa de interés para enfriarla podría funcionar en aquellos países donde el crédito bancario a los sectores productivos sea relevante en porcentaje sobre el PBI.

En nuestro país ese procentaje es muy bajo (llega al 15% hoy y con toda la furia) con lo cual suponiendo y tan sólo suponiendo que esa política sea efectiva, al alcanzar a tan pocos no produce un efecto relevante.

En realidad este tipo de políticas en países emergentes como el nuestro produce una baja inflación porque al aumentar la tasa y tornarlas positivas, entran capitales que aprecian la moneda (hoy nosotros o los valores de la SELIC en Brasil).

Y este efecto suaviza la inflación ante alzas de precios internacionales en las commodities o cualquier otro evento externo que produzca aumentos de precios de otros bienes (aunque en este rubro es menor)

El caso paradigmático fue el alza de las commodities en el 2008 y '11, nosotros tuvimos mayor inflación porque a diferencia de toda sudamérica, teníamos:

1- tasa de interés negativas, estaba regulada la cta. capital y en default con lo cono cual NO entraban capitales ni deuda que aprecairían nuestra moneda.

2- en segundo término (pero no menor) nosotros exportamos bienes salarios (morfi) que inciden fuertemente en la canasta básica con lo cual cualquier aumento presiona mucho más los reclamos salariales en un contexto interno realtivamente dinámico y con bajo desempleo o en descenso. El aumento del cobre por poner un ejemplo, no presiona en los salarios por que los bienes que utilizan este mineral no son básicos y, en el caso que hubiera alguno, la incidencia en dicho bien es menor. Los laburantes chilenos no van a parar por que el mt. de cable se fue al cuerno....

Básicamente, con puja distributiva y todo, el fenómeno inflacionario en nuestro páis es de COSTOS y NO monetario

Es pertinente aclarlo además porque después te van a salir con que esta mierda de política no funcionó porque no se aplicó como se debía o cosas por estilo (como ya se hizo muchísimas de las veces en décadas anteriores al mendeznismo inclusive)

Resumiendo:
Las metasde inflación NO funcionan al menos en nuestra economías (y en las desarrolladas no tanto como dicen) porque:
-No hay -ni hubo- inflación de demanda (de hecho este tipo de inflación es una posibilidad teórica pero en lo empirico NO existe)
-Bajo el supuesto que funcione, la inflación bajará porque genera desempleo
-El efecto que produce en nuestro países es apreciar la moneda con lo cual será efectiva para suavizar alzas de los precios externos de los bienes (en sentido amplio) importados, ahora si hay aumentos de precios internos que presionan los costos igual habrá inflación (como es el caso de nuestro pais hoy)

Digo también por las dudas que algún referente económico del "peronismo responsable" venga con la milonga de que se hizo mal o algo así.. no nos dejemos chamuyar porque esta politica NO ES efectiva para bajar nuestra inflación. Y si funcionara, es porque genera desempleo

Saludos