LA FRASE

"CRISTINA ES LA CANDIDATA OPOSITORA QUE PREFIERE EL GOBIERNO, AL QUE VERDADERAMENTE LE TEME ES A JULIO BÁRBARO." (LUIS MAJUL)

martes, 24 de abril de 2018

MAJUL SE QUEDA CON EL MÁS DÉBIL, QUE ES MACRI



(*)

¿Le hizo bien o mal al gobierno del Presidente Mauricio Macri la intervención de Lilita Carrió, Alfredo Cornejo y Mario Negri en su política de aumento de tarifas para el gas? (Hasta acá fue como el mate cocido: no les hizo  ni bien ni mal, porque se pasaron lo que les dijeron por el quinto forro de las pelotas) ¿Cerraron así la puerta para que la oposición peronista, dispersa pero pujante, tomara las banderas de la defensa de la clase media empobrecida? (¿Vos decís que la clase media se empobreció con este gobierno, Luis, no estaba bajando la pobreza?) ¿O por el contrario, abrieron la compuerta de un dique para que el agua de la protesta avance con fuerza incontenible y el malhumor social se transforme en la quita de los votos durante la próxima elección? (Y, si además de aumentarles el agua, la luz y el gas se inundan no es para menos)

En la mesa chica de la administración oficial (¿Hay una administración paralela, Luis, volvió el doble comando o lo de Niky Caputo y Angelicci es cierto entonces?) hay dos teorías. Ambas son completamente distintas: (Claro, porque si fuera iguales no importaría que fueran dos o veinte, jeño) una más clásica, o mejor dicho, responde a la “vieja política”. Es la que sostiene que mejor tener a los aliados “adentro”, (Y sí, por lo general la idea de hacer aliados es que estén adentro) porque, inexorablemente, el día de la elección, van a llevar a sus votantes a elegir por la opción del oficialismo. (¿Y llevan a sus votantes a votar de la nariz, esas no eran cosas que hacen los peronistas?) Es también, la más optimista: porque estima que Cambiemos tiene vida para rato, y que administrar las disidencias internas es lo que hace fuerte a la coalición. (Claro, que se note que son un rejuntado bolsa de gastos antiperonistas los re fortalece) La otra teoría, más novedosa, sostiene en que sociedad actual, (“en qué”, ¿no será “¿qué en...”) donde la opinión pública es tan volátil, los embates de Carrió y otros radicales contra el líder de Cambiemos terminarán provocando el desencanto de muchos electores. (Y los embates de las facturas de servicios, más que nada) Los mismos electores que ayudaron a Macri a ganar por un poquito las presidenciales de diciembre de 2015. (No es necesario que sean los mismos Luis, basta con que sean la misma cantidad. Por eso del voto igual, viste)

Los defensores de esta última hipótesis se muestran un poco fatigados por la excesiva autonomía de Carrió. (O sea, la gorda les rompió las pelotas, digamos) Afirman que la diputada usa sus divergencias con el presidente para alimentar su buena imagen en las encuestas, (A esta altura del partido deberían haber aprendido que todo lo que hace Lila en su vida, es para alimentarse) y de paso hace quedar a Macri como un insensible, un defensor de los ricos (Pero no tendrá éxito Luis, vos fumá, la gente lo seguirá viendo como una mezcla del Che Guevara con Teresa de Calcuta) y un protector de figuras controvertidas como Gustavo Arribas, Daniel Angelicci, Ricardo Lorenzetti, Juan José Aranguren, Luis Caputo y Nicolás Dujovne. (Cosa estrictamente cierta en un punto -todos esos son “controvertidos”, que es el equivalente PRO al “corrupto” del kirchnerismo- y falsa en el otro: Carrió solo le pegó a Angelicci, del resto no dijo ni pío “porque le mostraron los papeles” y de Arribas se puso contenta “porque la justicia aclaró todo”) “Es pura ganancia sólo para ella, y va a terminar horadando la imagen de Mauricio tarde o temprano”, explican. (También estaría la posibilidad de que Macri evitara eso, soltándole la mano a alguno de la banda, tendrían que manejarla) Los diputados del Frente para La Victoria y sus circunstanciales aliados del Frente Renovador, el peronismo no kirchnerista y el Partido Obrero esperan ansiosos la semana que se inicia para volver a plantear la posibilidad de discutir los aumentos de tarifas en el recinto. El presidente de la cámara baja, Emilio Monzó, volvió a demostrar que es un gran estratega parlamentario, y que maneja como pocos el reglamento para favorecer los deseos del gobierno. (Es verdad: en la sesión de la reforma previsional intentó colar un par de diputados truchos, y en la del otro día por las tarifas mandó a un diputado del PRO a apretarlo a Olmedo para que se levantara, un jeño del reglamento el tipo)

El presidente, por su parte, ni siquiera se detiene a analizar estas especulaciones políticas que mantienen en vilo a su mesa chica. (Exacto, está más preocupado por ver cuando Boca se consagra campeón) El computa como un gran logro no haber realizado cambios que pudieran haber afectado la meta fiscal. (Y que los servicios se puedan pagar con las mismas tarifas exorbitantes, pero en cuotas y con intereses. Aunque en ese caso por su habitual modestia comparte el crédito con los radicales) Tampoco le parece mal que vuelvan al centro del debate de la boleta del gas. El déficit y el ahorro de energía son dos cuestiones que lo obsesionan (Eso es verdad: es un experto en ahorrar energía) y que forman parte del cambio cultural que pretende imponer en el país. (ah, por eso era que trabaja -o hace como que- un día y descansa tres, está tratando de crear conciencia con el ejemplo) Macri insiste para que los argentinos se den cuenta, de una buena, vez, que la energía es uno de los bienes más caros del planeta, y que si la siguen usando como hasta ahora, su impacto en los gastos no bajará, por más “gradualistas” que sean los aumentos. (Y si no son “gradualistas”, ni hablemos. Justamente ese fue el inicio de todas las puteadas) La anécdota de cómo “se murió de frío” en la casa de Santiago de su amigo, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, podrá escandalizar a Máximo Kirchner y los chicos/grandes de la Cámpora . (Más que nada hacerlos cagar de risa por lo incomprobable, como la de Cacho, el que jugaba a las bochas. Y de paso hay que cumplir con el tip de nombrar a la Cámpora, raro que no le echaste la culpa de toquetear las facturas) Sin embargo demuestra, una vez más, que Chile está más cerca del mundo real que la Argentina, (Y más que nada demuestra que Piñera es un culorroto, que estando forrado en plata no prende la estufa ni para las visitas) donde las estufas eléctricas, la losa radiante, las calderas y los aires acondicionados se usan de manera irresponsable, (Pero claro, que es eso de calentarse cuando hace frío, y refrescarse cuando hace calor, donde se ha visto) porque los argentinos seguimos viviendo la fantasía de que la energía es un regalo de Dios, y no uno de los bienes más caros del planeta. (Ecos de la Dinsleylandia kirchnerista. Por suerte ahora vivimos en el tren fantasma de Cambiemos)

La otra obsesión de Macri es hacer entender a sus representados que existen un montón de impuestos delirantes que transformaron al país en uno de los más caros de la región, (Para Macri y los de su clase, todos los impuestos son delirantes. Por eso no los pagan, total después hacen una moratoria y blanqueo de capitales, y sanean todas las cuentas) aunque su servicio, desde la infraestructura y la producción y la calidad de sus alimentos y la indumentaria, sean, al mismo tiempo, uno de los peores. (¿Comparados con cuáles por ejemplo, los de Haití que cobra menos impuestos, o los de Brasil, que cobra más?) Porque entre los impuestos más extravagantes, se encuentran, sin dudas, los que recargan algunas provincias y municipios a las boletas no solo de gas, sino también de luz, de agua, y hasta de alumbrado, barrido y limpieza. (¿Recargan un impuesto municipal con otro? con razón la gente putea. Igual, te aviso que más de la mitad de los impuestos de una factura de servicios son del iVA, que en la energía es del 27 %, y es nacional) Los altísimo incrementos en las facturas de gas sirvieron, entonces, también, para poner el ejemplo de la intendencia de Luján, (Ah, mirá vos, para eso aumentaron: para que pusieras el ejemplo de ahí) cuyos funcionarios agregaron tres impuestos municipales al resumen que le llega a cada usuario. (Cuando se entere Macri que el intendente es de Cambiemos, se cae de culo)

Además, el jefe de Estado, junto con su ministro de Energía, siempre podrá disponer, en el momento que las papas vuelvan a quemar, el inquietante dato que, por lo menos hasta hace poco, aparecía en muchas boletas de los usuarios que pagamos la luz sin subsidio. (Pará de meter comas, que parecés Jorge Suspenso) Se trata de un ítem excepcional, destinado a compensar a los habitantes de Santa Cruz, por estar desconectados de la red troncal que abastece de energía a gran parte de la Argentina. (Aprobado por una ley del gobierno de Alfonsín y eliminado por decreto por Macri hace dos años, luego de constatar -lo dice el decreto- que se cumplió lo previsto por la ley en el 2013, en la gestión de Cristina y De Vido: Santa Cruz quedó conectada al sistema interconectado nacional, por obras hechas cuando “se robaban todo”. Igual, era el 6 por mil de la boleta, comparado con el IVA, chaucha y palitos) La misma provincia que, como Venezuela, está a punto de explotar, (tip Santa Cruz, tip Venezuela, tip bomba a punto de estallar) y que sobrevive gracias a la ayuda del Estado Nacional, (Que lo ayuda suspendiendo la obra de las represas, todas las obras que tenía Lázaro Báez y levantando el 40 % de los pozos petroleros de yPF. Alicia Kirchner les dijo “gracias, no me ayuden más) a cuyo gobierno la “revolucionaria” Cristina Fernández combate a sol y a sombra. (Tip Cristina, ya están todos, puede salir la columna) “Mi verdadera misión en la historia es dar vuelta un país que durante décadas vivió patas para arriba”, se lo escuchó decir al presidente, esta semana. (Mientras estaba patas para arriba rascándose el higo en una reposera, y vos tomabas nota de lo que iba diciendo y lo apantallabas, para que no tuviera que prender el aire acondicionado)

Las negritas son nuestras, el original acá.

1 comentario:

Neomontonero dijo...

No hay ningún país que se haya hecho grande sin energía ABUNDANTE y BARATA.

Macri, mesías del subdesarrollo. Majul, su (pagado) profeta.