LA FRASE

"ESTAMOS EVALUANDO QUE POSTURA ADOPTAR FRENTE A LA REFORMA LABORAL QUE PLANTEA EL GOBIERNO; PARA LO CUAL HEMOS CONSULTADO EL KAMASUTRA." (JUAN CARLOS SCHMID)

viernes, 19 de febrero de 2016

PROA AL REGRESO


La conferencia de prensa de éste miércoles en el Congreso del bloque de diputados del FPV fue sin dudas el hecho político más importante generado desde la oposición al gobierno de Macri, junto con los piquetes desplegados ese mismo día en todo el país para pedir la libertad de Milagro Sala.

Mas aun por el tono de la presentación y el contenido de lo que allí se dijo, que marca una claro mensaje hacia el gobierno y hacia el interior del peronismo; en especial para los sectores “dialoguistas”. De hecho, el silencio de su principal vocero (Urtubey) significa que acusaron el golpe, o acaso no se lo esperaban tras la salida de Bossio y su grupete.

Para redondear el contexto, el día previo a la conferencia del bloque presidido por Recalde la Comisión Bicameral del Congreso que debe analizar los DNU daba luz verde al primer paquete de los dictado por Macri a poco de asumir, con la imprescindible colaboración (complicidad) de Massa y Rodríguez pero -y he aquí lo importante- con la oposición monolítica de los diputados y senadores del FPV que la conforman.

Es imposible disociar el contenido de la declaración de los diputados del contundente documento emitido días antes por un grupo de intendentes del FPV de todo el país desde Chaco (verlo completo acá), respondiendo a la convocatoria de Capitanich y seguramente con la inspiración de su pluma en el contenido de la declaración; a lo cual hay que sumar la decisión del PJ bonaerense de instruir a Bossio y Romero de SMATA (dos de los “profugados” del bloque) para que no den quórum para el tratamiento de laderogación de la “ley cerrojo” que abra la puerta para el acuerdo con los fondos buitres que impulsa Macri.

El pronunciamiento del bloque de Diputados por boca de Héctor Recalde acierta en varios planos; comenzando por la caracterización política del gobierno de Macri y la consecuente postura que frente a él tiene que tener el FPV/PJ, que no puede ser otra que la oposición frontal y decidida, con agenda propia: ni más ni menos que lo que en su momento nosotros reclamábamos acá

Pero acierta también en la prolija enumeración de los hechos más graves que marcan el contexto en el que se viene desenvolviendo la gestión de Macri, es decir las medidas que su administración fue tomando, con efectos, beneficiarios y perjudicados concretos, a los que Recalde y los diputados les pusieron números, con apoyo de los cartelitos que se pueden ver sobre la mesa en la imagen de apertura.

Se denunció con claridad el alza del desempleo como consecuencia de los despidos contabilizados en el sector público y el sector privado, las colosales transferencias de recursos del Estado a los grupos económicos más concentrados, y la postergación de otras demandas, para darle prioridad a quienes verdaderamente sustentan políticamente al oficialismo.

Supo Recalde -y por su intermedio el bloque- conjugar los reclamos sociales por salarios, empleo, contra el tarifazo decidido sin audiencia pública y por la no criminalización de la protesta social, con los planteos “federales” por la coparticipación y el reparto de los recursos que son caros a los oídos de intendentes y gobernadores; justo el mismo día en que Frigerio los boludeaba mal a los ministros de Economía provinciales, largándolos duros en el reclamo por la devolución del 15 % de la coparticipación que va a la ANSES según lo dispusiera Cristina; con la gaseosa promesa de discutir una reforma al régimen de distribución.

El bloque de diputados planteó el miércoles una agenda propia con proyectos sobre ese punto precisamente (todo indica además que podrían sumarse algunos votos al FPV para tumbar el DNU de Macri en el Congreso), y sobre otros sensibles como Ganancias; pero quizás la puntualización más importante haya sido el anuncio de la postura a adoptar en la Cámara cuando arribe el pedido de Macri de derogar la “ley cerrojo” para posibilitar el acuerdo con los buitres”: en línea con la decisión del PJ bonaerense, anunciaron que no darán quórum y -en caso que el gobierno lo consiga, votarán en contra porque el arreglo propuesto por el gobierno es gravoso para los intereses nacionales.

El tema es la verdadera “piedra de toque” que a futuro dividirá aguas, por sus implicancias económicas y políticas, y porque como se decía acá fue el verdadero disparador de la ruptura en el bloque comandada por Bossio: Macri necesitaba de al menos una parte del peronismo encolumnado en el FPV para poder pasar el acuerdo por el Congreso.

En línea con lo señalado en el documento de los intendentes convocados por Capitanich, Recalde planteó la necesidad de que el FPV construya no sólo una alternativa opositora en términos políticos al macrismo, sino que sea el eje vertebrador de una coalición social que integre y exprese a todos los sectores cuyos intereses objetivos se están viendo ya seriamente afectados por las políticas del gobierno.

Una estrategia correcta a través de la cual el peronismo (como fuerza principal del FPV) o buena parte de él no hace más que cumplir con el mandato electoral que le fue conferido; y parece empezar a enderezar el rumbo poniendo proa para el regreso al mostrarse como la única alternativa real al macrismo; frente a un Massa sobregirado en obsecuente al que Recalde le pegó duro por el “Indice Congreso”, y que en su rol de “opositor responsable” no se ahorró ni siquiera la foto con el rabino Bergman.

No hay comentarios: