LA FRASE

"LA DEMORA EN LA APROBACIÓN DEL NUEVO ACUERDO CON EL GOBIERNO ARGENTINO TIENE QUE VER CON LOS PROCEDIMIENTOS INTERNOS DEL FMI; NO ESTÁ RELACIONADA EN MODO ALGUNO A LA CARTA DE ESE TAL MORENO." (CHRISTINE LAGARDE)

martes, 15 de mayo de 2018

HASTA TODESCA DICE QUE FUE UNA DÉCADA GANADA


La imagen de apertura (sacada de acá) muestra la evolución del coeficiente de Gini (que mide la desigualdad en la distribución del ingreso) en la Argentina, desde 1986 hasta el 2016.

Recordemos que el Gini se debe leer así: cuanto más alto es el número, más desigual es una sociedad porque se distribuye inequitativamente el ingreso entre su decil poblacional más pobre y el más rico; y cuando menor es el número, a la inversa: estamos en presencia de una sociedad menos desigual, o más equitativa.

En el gráfico están representados con diferentes colores los períodos de gobierno o mandatos presidenciales, y las líneas permiten visualizar si en esos lapsos, la desigualdad bajaba o subía.

Las flechas rojas de la derecha del gráfico las agregamos nosotros, y muestran el inicio del kirchnerismo en el 2003 con la llegada de Néstor a la Rosada, y el final en el 2015 cuando concluye el segundo mandato de Cristina, respectivamente: como pueden ver y salvo la transición entre 2013 y 2014 (cuando como ahora hubo una devaluación), la línea va siempre para abajo.

Si mira las líneas del menemismo durante el agua y luego el declive de la Convertibilidad, verán que la tendencia cambia, en un ejemplo más de que una economía puede crecer, pero distribuir más inequitativamente ese crecimiento entre sus integrantes.

Un punto a tener en cuenta ahora en el que los números del kirchnerismo son sometidos al "revisionismo estadístico", pero ni aun así pueden ocultar que el PBI per cápita es menor todavía (a 29 meses de gobierno de Macri) que el del 2015, que no marcó el punto más bajo del coeficiente de Gini durante el kirchnerismo.

Hablando de revisionismos: los datos (ver aclaración al pie del gráfico, que nosotros recuadramos en verde) son aportados por el Banco Mundial y el INDEC macrista, en éste caso "revisando" las estadísticas del período 2003-2015. 

¿Y saben que? en materia de distribución del ingreso les dieron mejor que los del INDEC K.

Para terminar, con Macri (línea violeta) la línea vuelve a subir, es decir, aumenta la desigualdad; y eso que la medición es anterior a la corrida del dólar. ¿Por qué será que no sorprende?

1 comentario:

Rodolfo dijo...

Sí, aunque bueno, antes tenías miedo:

a caer en la escuela pública,
a caer en la universidad pública,
a caer en un censo,
a caer en el PROCREAR,
a caer en un REPRO,
a caer en el populismo,
a caer en un auto cero,
a caer en un smartphone,
a caer en un subsidio,
a caer en la clase media,
a caer en una paritaria,
a caer en el impuesto a la ganancia,
a caer en la TV pública,
a caer en Venezuela,
a caer en Perú,
a caer en Bolivia,
a caer de una Qunita,
a caer por la tarjeta SUBE,
a caer por el precio del tomate,
a caer por los derechos humanos,
a caer por la igualdad para las minorías,
a caer por una crisis asintomática,
a caer por el miedo a caer,

Ahora ya no tenemos miedo, la realidad es.