LA FRASE

"¿NO QUERÍAN VOLVER A TENER RELACIONES CARNALES CON NOSOTROS? PUES BIEN, LES ENVIAREMOS NUESTROS CERDOS." (DONALD TRUMP)

miércoles, 27 de julio de 2016

COMO VIENEN DULCES CON LOS PEDIDOS, SE MANDARON


En un punto es lógico: pidieron cinco cosas por editorial en relación con las fuerzas armadas, y una por una el gobierno se las fue dando.

Encima Joaco lo entrevista al presidente, y Macri pide que la justicia laboral "sea más pareja", o sea que no falle siempre a favor de las trabajadores porque espanta las inversiones; mientras cocina un proyecto de ley de ART para sacar los juicios por accidente de trabajo de los juzgados laborales. 

¿Acaso el paso previo para su eliminación, reparando el "error" de Perón de haberlos creado? 

Y luego de haber vetado la ley anti-despidos, porque "no ayuda a crear trabajo de calidad". ¿Será e calidad pero sin derechos.

En la tribuna de doctrina vieron el clima propicio y ya que estaban, se mandaron: en el editorial de ayer bajaron el pliego de reivindicaciones con la reforma laboral completita, armada y hecha para funcionar.

Modificar la ley de contrato de trabajo, las paritarias y los convenios colectivos; instalar la negociación por empresa; volver a los contratos basura y todas las formas posibles de flexibilidad laboral. Mucho de eso contiene la "ley de empleo joven" que está en el Congreso, y Macri agradeció de antemano como si estuviera aprobada. 

Eliminar la indemnización por despido reemplazándola por una "renta vitalicia" a la cual el trabajador también aporte, administrados los fondos por "entes autónomos a crearse" (¿la vuelta de las AFJP?): una más en un conjunto de ideas novedosas (?), jamás esbozadas antes (??), aun no ensayadas en el país (???) y de descontado éxito (????).

Al mismo tiempo que plantean que los trabajadores y sus empleadores dejen de aportar a la seguridad social, o difieren aportes, o aporten menos "para bajar cargas impositivas al trabajo", sin explicar como se financiaría la seguridad social, o que pasaría con el sistema jubilatorio solidario y de reparto. 

Ah, no, pará: seguramente sería reemplazado por otro, sostenido por "aportes individuales", administrado por "entes autónomos a crearse". 

Mientras te venden las ventajas de negociar salarios al nivel de empresa y los beneficios de hacerlo por "productividad" (idea ya lanzada por el ministro Triaca), te quieren convencer que "la oferta de mano de obra es insensible al nivel salarial", como si fuera lo mismo discutir salarios con bajo o alto desempleo; como bien nos enseñó Prat Gay.  

Raro que ya que les preocupa tanto "asegurar la convergencia de intereses entre el empresario y sus trabajadores" no hayan planteado reglamentar de una buena vez la participación en las ganancias prevista en el artículo 14 bis de la Constitución, con acceso de los trabajadores a la información de las empresas, y control de la producción.

Quizás supongan que se trató de un desvarío colectivista amparado por Rojas y Aramburu, dos activistas de la IV Internacional.

A esta altura del partido uno tiende a dudar si le quieren marcar la cancha a Macri fijándole la hoja de ruta, o se le están ofreciendo en bandeja al gobierno como "house organ", a través del cual sin la incomodidad de tener que poner el gancho firmando un editorial, el gobierno puede decir a través de ellos lo que realmente piensa, e ir sondeando el ambiente.

Al fin y al cabo en el mismo reportaje con Morales Solá dijo Macri que no le preocupaba lo que hicieran los sindicalistas, porque según sus encuestas, él tiene buena imagen y ellos pésima. 

Cualquiera sea en definitiva la respuesta -o un combo entre ambas- no interesa: la transmisión de pensamiento entre hijos de puta suele ser bastante frecuente, y no les cuesta mucho ponerse en la misma sintonía. 

Claro que el pensamiento y la sintonía son siempre los mismos, repetidos una y otra vez, porque nunca -pero nunca jamás de los jamases- se les caerá una nueva idea. 

Si Macri recoge el guante que lanza La Nación o si ésta puso en palabras lo que piensa el gobierno ¿volverán los tiempos de la Banelco -ya que volvieron los enojos presidenciales con Tinelli- o no será necesaria porque encuentra "opositores responsables" dispuestos a acompañar?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hasta hoy, no hay ninguna expresión o comunicado de -por ejemplo- las asociaciones de abogados laboralistas, o de los jueces del trabajo.
Deben ser todos representantes y apoderados de las patronales.
¿Y los gremios? ¿Estarán dispuestos a aceptar que ante un accidente de trabajo, el trabajador (o sus familiares si el obrero muere), reciban una indemnización irrisoria fijada administrativamente?
Habrá que plantear la inconstitucionalidad de la reforma en cada caso y recurrir a la justicia civil para cobrar una indemnización razonable,sobre todo en casos de gran incapacidad o muerte.
¿Pero quien va a bancar los gastos en la justicia civil? ¿La viuda? ¿Los huérfanos? ¿Los jueces, que ganan en un mes lo que gana el obrero en un año?
Extraño el silencio.
Si esto llegara a salir, sería la reimplantación del trabajo esclavo.Si los dirigentes sindicales siguen durmiendo,es posible que los afiliados los fusilen.
El Colo.

monica oporto dijo...

ese editorial parece dictado por el mejor equipo de los últimos 50 años.
http://cartas-persas.blogspot.com.ar/2016/07/editorial-del-diario-la-nacion.html