LA FRASE

"EN REPUDIO A LOS DESPIDOS EN PEPSICO HEMOS DECIDIDO SUSPENDER LOS SNACKS EN LAS REUNIONES DEL CONSEJO DIRECTIVO DE LA CGT." (HÉCTOR DAER)

jueves, 21 de julio de 2016

UNA LEY A MEDIDA DE ALGUNOS. FALTA SABER DE QUIENES


Ayer nos preguntábamos acá que misterio había detrás de la demora en promulgar la ley del blanqueo de capitales, después del apuro que el gobierno le imprimió a su paso por el Congreso.

Y leyendo esta nota de Ambito Financiero a la cual corresponde la imagen de apertura, pareciera que parte de la incógnita: empezara a despejarse: el Senado se tomó una semana luego de aprobar la ley (el 29 de junio) para luego comunicarla al Ejecutivo, con lo cual los 10 días hábiles de los que habla el artículo 80 de la Constitución se cumplirían hoy, fecha en la que -según Ambito- se promulgaría ley.

Es decir que luego de haber apurado al Congreso para sancionar la ley casi a tambor batiente, el oficialismo se tomó una semana para comunicarla al Ejecutivo.

Yendo más allá, Willy Kohan acá en El Cronista la da por promulgada sin decir como ni cuando, pero lo cierto es que mirando el Boletín Oficial de hoy, la ley sigue brillando por su ausencia: no está promulgada, ni publicada. Quizás haya que esperar a mañana.

Lo interesante es ésta parte de la nota de Ambito: “Según dispone la propia ley, quienes decidan exteriorizar activos deberán presentar el estado de los mismos a la fecha de promulgación. En los últimos días hubo frenéticos movimientos de cuentas en el exterior para ordenar cuál será la "foto" que se presentará ante la AFIP. En otras palabras, los contribuyentes que adhieran al blanqueo deberán mostrar el estado de sus cuentas con fecha de hoy. Pero como los bancos extranjeros informan el extracto de cuenta sólo una vez por mes, debería presentarse el del 31 de julio y de allí deducir en qué situación se encontraba la cuenta apenas diez días antes.” (las negritas son nuestras)

Que el proyecto ómnibus que Macri mandó al Congreso era una excusa para meter (cual caballo de Troya) el blanqueo era sabido, y que a su vez el blanqueo es una ley a medida de los más poderosos de la Argentina que tienen cuentas, propiedades y guita no declarada en el exterior, también.

Lo que estaría bueno averiguar es quienes son los que hicieron los “frenéticos movimientos de cuentas en el exterior” los últimos días, y si -por esas casualidades- hay alguno vinculado al gobierno, o a la familia presidencial.

No hay comentarios: