LA FRASE

"ME RAJARON PORQUE ME NEGUÉ A ENTREGARLES LA GUITA DEL BANCO NACIÓN, POR AHÍ SI ME PEDÍAN ESTATIZAR DEUDA PRIVADA LA COSA ERA DISTINTA." (CARLOS MELCONIÁN)

lunes, 2 de agosto de 2021

HABLEMOS DE INTERNAS...

 


...de los otros, porque parece que la única es la nuestra. Por ejemplo, de la de "Juntos por el Cambio" que -dicen- puede ganar en Santa Fe. O al menos ellos (y nosotros, por ahora) están haciendo todo lo posible para lograrlo.

Al cierre de listas nos enteramos que competirán por el sello que comparten el PRO, la UCR y la Coalición Cívica nada menos que cuatro listas para diputados y senadores nacionales. Una de ellas, la impulsada por Rodríguez Larreta, lleva como candidatos a senadores a Federico Angelini y Amalia Granata, que pasa así de la lista de los pañuelos celeste a la de los globos amarillos; cuando en la Legislatura provincial (donde debe cumplir su mandato como diputada provincial por el que fue electa hasta el 2023) se piden noticias sobre su paradero, porque nunca se la ve por allí. En la nómina de diputados, por ésta lista encabezan Luciano Laspina y Gisella Scaglia: el primero conseguiría -de ser reelecto- el récord de haber sido diputado varios mandatos por Santa Fe, sin pisar la provincia.

La principal competidora de ésta lista "PRO pura" (+ Granata) es la que encabeza José Corral (último candidato a gobernador de Santa Fe por el espacio) para senadores, y Roy López Molina (el eterno rival de Angelini en la disputa por la conducción de las Juventudes Hitlerianas en la Invencible) seguido por la "lilita" Lucila Lehmann (la esposa del esclavista bonaerense Luciano Bugallo) para diputados. Es una lista con cabeza radical, pero mechando nombres del PRO y la CC. Esta es la lista que tiene la bendición de Carrió, para enfrentar a Larreta.

Una tercera lista es la que armó Barletta -que encabeza para diputados, porque no es boludo y ni en pedo iría a senador, con destino vidrioso- y lleva como candidatos a senadores al periodista rosarina Carolina Losada, la de los afiches contra Cristina, que vive hace 15 años en Nordelta, pero le cuentan como está la cosa acá en la provincia; junto con Dionisio Scarpín, el radical intendente de Avellaneda (en el norte de la provincia) que encabezaba las marchas a favor de Vicentín, en contra de la cuarentena y que se pasó toda la pandemia cagándose en las restricciones que dispusieron el gobierno nacional, y el de la provincia.

Y la cuarta es la que les da cabida a los radicales que, tras 12 años de ser socios del socialismo en el "Frente Progresista", migraron a la alianza con el PRO de la mano de Martín Lousteau, que llevan como candidato a senador a Maximiliano Pullaro, el ministro de Seguridad de Lifschitz en el último gobierno del FPCyS. Para que se entienda: la UCR participa en las interna de "JxC" en todas sus ramas y vertientes, pero los que hasta ayer se reivindicaban "progresistas" lo hacen conducidos por Lousteau, no por las autoridades del Comité Nacional. Y llevan como primer candidato a diputado nacional a Gabriel Chumpitaz, actual diputado provincial del PRO: una ensalada con antiperonismos para todos los gustos.

Parece difícil que con esa oferta puedan captar otra cosa que no sea el voto gorila (que es mucho en la provincia), y es precisamente ese matiz el que permite asumir que, aunque hoy se estén matando entre todos (como pasa en todas las provincias donde JxC tiene internas), superadas las PASO lograrán fidelizar ese electorado detrás de los que ganen.

Y nos queda el "progresismo", es decir lo que queda del socialismo, y lo que queda de quienes fueron sus socios minoritarios en los gobiernos del FPCyS, con intermitencias en algunos casos, como Rubén Giustiniani. Para empezar, se terminó el Frente Progresista, y desempolvaron el viejo nombre de "Frente Amplio Progresista" (FAP), con el que Binner compitiera como candidato a presidente en el 2011: o sea, pasan a llamarse "amplio", cuando son menos, y más estrechos.

El que quedó con la manija en medio del marasmo (la derrota en las elecciones provinciales del 2019, las muertes de Binner primero y de Lifschitz después) fue Pablo Javkin, el intendente rosarino creador de la boleta única, ex radical y ex "lilito", que llegó al cargo luego de ganarle al socialismo la interna por la candidatura, para manejar la sociedad que administraron por 30 años. Javkin rescató de la "cooperativa" progre de pseudo izquierda de la Legislatura provincial a Rubén Giustiniani para llevarlo como candidato a senador, lo cual da una idea de la potencia de su armado. Lo acompañan en la lista (completando la fórmula de senadores, y encabezando la boleta de diputados, respectivamente) la concejal rosarina María Eugenia Schmuck y el diputado provincial Fabián Palo Oliver, de la línea interna "Vengo por la Mía, pero tengo un amigo progresista" de la UCR.

El socialismo (es decir, el partido que gobernó Rosario por 30 años y la provincia por 12, con tres gobernadores consecutivos de sus filas) lo enfrentará con las candidaturas de Clara García (la viuda de Miguel Lifschitz) y Paco Garibaldi (ex "Gabinete Joven") a senadores, y Mónica Fein (ex  intendenta de Rosario, de gestión tan desastrosa que le hizo perder la interna en 2019 al socialismo en la ciudad, y fue sepultada a votos por Marcelo Lewandosky por la candidatura a senador por el Departamento Rosario en 2019), encabezando la lista de diputados. 

Cuando Bonfatti perdió las elecciones a gobernador con Perotti hicimos en ésta entrada un repaso de las consecuencias que la derrota le trajo al socialismo, y decíamos entonces: "Datos, no opinión. Datos que marcan una línea continua de declive electoral, político y de espacios de representación de un partido que nació municipal porteño, habilitó una sucursal municipal santafesina con éxito para proyectarse a la provincia durante algunos años, que desperdició sin poder afianzarse territorialmente en Santa Fe (a lo largo y a lo ancho de su territorio), ni mucho menos proyectarse a nivel nacional como una fuerza en condiciones de terciar en la disputa con alguna chance más o menos cercana de éxito."

"Salvo cambios sustanciales de mediano plazo que no se avizoran en el presente (entre ellos, remover a la gerontocracia que conduce el partido como un club de bochas, sin demasiada discusión interna, aunque no exento de puteríos), tienen cantado el mismo destino del Partido Demócrata Progresista: una lenta pero paulatina extinción.". Escrito antes de la muerte de Lifschitz, muy lejos no anduvimos.

7 comentarios:

canalla dijo...

Impecable y precisa nota. Abrazo peronista

Anónimo dijo...

Y en éste marco de cabaret decadente de la oposición, nosotros dividiendo la lista en una elección que se podía ganar caminando.
Algunos son chicos y no se acuerdan, pero una vez en ésta Provincia, alguien quiso salir en los medios como un gran republicano y transparente, y promovió la derogación de la Ley de Lemas. Consecuencia: desde El Litoral lo aplaudieron, y nosotros nos tuvimos que comer 12 años de gobiernos gorilas.
Los que salieron a dividir fijense para que arco están pateando. El tema es no darle los pases a los de amarillo.
El Colo.

canalla dijo...

Y sobre el mismo tema, la nuestra. Al diputado socialista Rivas le preguntaron qué lo enamoraba el kirchnerismo y dijo: "sus enemigos". Al vuelo nomás. Lacrapital y Rosario 3 (sabemos qué intereses representan no ?) todo sobre el gobernador casi como una pauta y Redacción Rosario y El Eslabón, ( también sabemos qué intereses representan no ?) un poco más neutral, digamos. En fin, que después todos votemos al ganador.

La Corriente Kirchnerista de Santa Fe dijo...

Bueno no, claramente no es el mismo tema. El post habla precisamente de ocuparse de las de ellos. Pero metéle nomás, a esta altura es al pedo hasta escribir las entradas.

canalla dijo...

La interna de ellos, gorilas cipayos de ambos lados, que se rompan los cuernos. A mí me duele lo propio. Y ojo que no me olvido quién es Traferri, ni que la vice cuando fue a Diputados con Rossi, al ratito nomás se armó su minibloque, ni quiénes son el Cachi Martínez y su jefe, o que el Evita (no Toniolli, precisamente) laburó en provincia de Buenos Aires para Randazzo sacándole votos a Ella, ni que Alberto fue su jefe de campaña como lo fue de Massa. Y lo de la Ley de Lemas y el Turco, bueno, a mí no me dan las entendederas para descular el tema y en todo caso quiénes son los que dividen ?. No obstante y ojalá no me equivoque: a qué sector perdidoso imaginan acompañando al ganador, lealmente, como buenos peronistas ? Difícil imaginarlo, al menos para mí, teniendo en cuenta todo lo que dije antes. Sí tengo en claro quien habría votado (y no me digan que es una ucronía o contrafáctico) como el pequeño juditas mendocino en la 125 y quien no. Creo, me parece. Voté a Perotti, no a Bielsa. Votaré a Rossi y si no gana, OBVIAMENTE a Lewandowski. Y tengo muuuuuchos amigos con los que pensamos lo mismo

La Corriente Kirchnerista de Santa Fe dijo...

Avisado. Este mismo comentario lo publicamos 100 veces. 101 no. Porque pierde interés para la reflexión.

canalla dijo...

Gracias compañeros. Un fraternal y leal abrazo peronista