LA FRASE

"EL QUE NO QUIERA QUE LO DEPORTEN, QUE SE VAYA A VIVIR A NORUEGA." (FERNANDO NIEMBRO)

domingo, 15 de febrero de 2015

LA JUSTICIA INGLESA SUBORDINADA AL KIRCHNERISMO


Por A.C.

A través de la sentencia del Juez David Richards, integrante de la High Court de Londres, quedó en evidencia el desvarío jurídico del juez barrial de Nueva York Thomas Griesa, quien en el litigio de Argentina con los fondos buitres, dictara una descabellada medida que impedía al Bank of New York Mellon (BoNY)transferir el dinero depositado en término por Argentina a los bonistas que ingresaron en el canje.
La resolución destaca una obviedad: a los bonos argentinos en euros emitidos bajo legislación de Reino Unido, le es aplicable la ley inglesa.
Por lo tanto, es elemental que los canjes de deuda bajo ley del Reino Unido no pueden ser afectados por el fallo de Griesa, ya que éste juez distrital neoyorquino no tiene jurisdicción alguna sobre una ley extranjera, en éste caso sobre la ley británica.
Una obviedad que los algunos medios argentinos se encargaron de ocultar sistemáticamente, mientras anunciaban el estallido de la economía argentina a causa del juicio con los fondos buitres, la declaración de default “técnico”y la absurda medida del octogenario juez asociado a Paul Singer.
La demanda fue iniciada en Londres por cuatro fondos de inversión liderados por Quantum Partners, fondo de titularidad de George Soros, quienes solicitaron al juez Newey (hoy reemplazado por David Richards) que libere 226 millones bloqueados por la medida de Griesa.
Este dinero forma parte de los u$s 539 millones que Argentina depositó el 27 de junio de 2014 en Buenos Aires y en cuentas del BoNY, con el objeto de abonar los vencimientos de bonos Discount. Pero hasta ahora, Griesa mantenía sin causa esos fondos inmovilizados.
Este extraño juez de menor categoría, extorsiona a la Argentina y perjudica a los inversores,exigiendo para liberar los fondos depositados, que Argentina previamente pague una sentencia absurda,antijurídica y abusiva  de unos u$s 1.700 millones que él dictara a favor de NML Capital, de propiedad de su socio Paul Singer, y de otros fondos buitres que no ingresaron a los canjes de deuda implementados por el Gobierno argentino en 2005 y 2010, fondos buitres que representan una tenencia mínima en relación al total reestructurado y aceptado por el 93% de los acreedores.
Pareciera que la influencia kirchnerista no tendría límites, y habría llegado a los tribunales ingleses, por lo que el juez barrial Griesa deberá volver a actuar en el ámbito de su jurisdicción y facultades, por ejemplo ocupándose de causas relativas al establecimiento de un horario para la recolección de residuos en el distrito sur de Nueva York.  

No hay comentarios: