LA FRASE

"TENEMOS QUE DEJAR DE ANTEPONER EL INTERÉS NACIONAL ANTE TODO; PRIMERO ESTÁ EL INTERÉS DE LAS LEBAC'S." (MAURICIO MACRI)

jueves, 12 de febrero de 2015

SE SIGUEN SUMANDO ADHESIONES A LA MARCHA DE LOS FISCALES


Leemos en el diario del Loco Lindo sobre el retorno de Tognoli, el payador perseguido; diciendo que él es "un preso político": ni más ni menos que lo que decía hasta hace poco Binner, aunque después cambió de opinión como vimos acá.

Y aprovechando la ola cívica que desata la marcha organizada por algunos fiscales para el 18F, se sube a las críticas contra Gils Carbó, a quien culpa de su cárcel y cadenas, junto con Berni y el "Chivo" Rossi.

Lo que no pudo explicar es como en éste caso (a diferencia de la denuncia de Nisman contra Cristina) la maniobra de Gils Carbó consistiría en tenerlo preso y procesado por encubrimiento, en éste caso del narcotráfico.

O sea, cumplir el rol de un fiscal: pedir que se meta presos a los delincuentes.

Quizás el que le sugirió esta estrategia de pegarle a Gils Carbó sea su nuevo abogado (ver acá), Daniel Rabinovich, íntimo del fiscal Marijuán, uno de los organizadores de la marcha:



Tanto, que fue el que contó aquélla anécdota increíble del famoso delivery de amenazas, que le llevó al propio Marijuán un sobre con amenazas cuando investigaba a Lázaro Báez

Y conste que no nos pusimos a averiguar si al tal Rabinovich lo une algún tipo de parentesco con el abogado del "Tata" Yofre (ver acá); que trabajaba con Nisman, disfrazado de periodista.

Hablando del "Tata" Yofre, que también se sumará a la marcha: aprovechó la volada para pedir que se marche pidiendo la libertad de los represores "presos en cárceles comunes".

Como diría el incomparable filósofo Fernando Iglesias, maechar en compañía de cierta gente (incluyendo a los que adherirán espiritualmente al reclamo, como seguramente hará Tognoli, que se considera un preso político de Gils Carbó y el régimen k) "son las cosas que pasan cuando no te quedás en tu casa".  

Como le pasa a Hermes, por ejemplo, que dice no conocer quien es Cecilia Pando:



A lo mejor si le preguntan, dice lo mismo de Tognoli.

O que el hecho de que el juicio oral que podría condenarlo definitivamente se haya pospuesto sin fecha es pura casualidad, y no una manito de la justicia para que el caso no le explote al socialismo, en medio de la campaña de las elecciones provinciales.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Quien puso la plata para que Rabinovich tome la defensa de Tognoli?
Tognoli hoy no tiene ingresos.Legales.
¿Tendrá que ver también con un importante aporte para que se postergue otra vez el juicio oral y no se haga cerca de las elecciones provinciales?
¿Quien pone tanta plata? ¿Y porqué?
El Colo

Anónimo dijo...

Andrés Rabinocivh, abogado de narcotraficantes colombianos, abogado de Chacarita Juniors cuando el club había caido en las garras del Quemaurnas en los 90 y principios del siglo XX, asiduo concurrente a prostíbulos VIP y un gorila recalcitrante ....

Esther dijo...

Sentí curiosidad y di algunas vueltas con Google, pero saber si Andrés y Claudio Rabinovich tienen algo que ver es tarea de investigación periodística. Parece que hay unos 900 Rabinovich en el país, y de ellos, más de media docena se llaman Andrés y otra media docena Claudio. Y de este último no parece saberse nada en los medios de información.

Creo que lo mejor, para el campo popular, es que se sumen convocantes a esta marcha, que se realice y que vaya bastante gente.
Mntener la tranquilidad y tomarla como lo que se perfila: una gran fotografía que visibiliza, en forma clara,la realidad. ¡Si hasta los viejos menemistas están apareciendo!

No sé cuánta gente podrán llevar a la marcha. Sí sé que, sea cual sea el número, el FPV puede duplicarlo y puede hacerlo de punta a punta del país.

Lo importante no pasa por esta marcha por más esfuerzos mediáticos que se hagan. En la realidad de los muchos que somos de a pie importa si podés viajar bien en un tren, si te aumentan la jubilación, si suben los precios en el supermercado, si tenés trabajo, si te salió el plan Procrear.

Abrazos,
Esther