LA FRASE

"¡POR FAVOR, COMO VAN A DECIR QUE EL GOBIERNO DE MACRI ES FASCISTA, CON MUSSOLINI LOS TRENES FUNCIONABAN PERFECTAMENTE Y LLEGABAN SIEMPRE A TIEMPO!" (ALEJANDRO BIONDINI)

sábado, 14 de febrero de 2015

TODOS CON CRISTINA


Con la precisión de un mecanismo de relojería, en la víspera de un feriado largo y previo a la marcha del miércoles, el golpeducto que una calle Piedras con Comodoro Py funcionó a pleno; y el condicional de la tapa de Clarín de la mañana se transformó en el requerimiento del fiscal Pollicita al juez Rafecas, para activar la denuncia de Nisman contra Cristina. 

El objetivo para esta etapa está logrado: producir la tapa esperada para inflamar al cacerolismo ampliado que marchará el miércoles; tratando de generar el clima propicio para que se produzca algún tipo de incidente que obre como fulminante el acelerador de una crisis de mayores proporciones;  en lo que -con gran acierto- Nando Bonatto llama acá la procesión de Corpus de jueces, fiscales y espías desplazados de la ex SIDE. 

A esta altura de los acontecimientos nadie puede creer en las casualidades (como que la imputación la viabilice un fiscal del PRO, recordar lo dicho acá), ni engañarse sobre la naturaleza golpista de la maniobra en pleno despliegue; y sus intenciones finales. 

Una maniobra que -tal como lo señala acá Gerardo-, va más allá de Cristina; y es contra un proyecto político que nos devolvió la confianza en la política, y la esperanza en un futuro donde la democracia pueda expandir sus límites, y asociarse a la conquista y recuperación de derechos; aun a costa de lesionar intereses poderosos.

Intereses que se van articulando, sea de un modo previamente concertado o sumándose sobre la marcha unos al contexto que han creado otros; como pasa hoy con la entente de una parte de la corporación judicial y del aparato de inteligencia desarticulado por los cambios impulsados por Cristina; a la que el dispositivo mediático hegemónico (que tiene sus propias y poderosas razones para horadar al gobierno, y hasta intentar que se vaya) provee una amplia plataforma de despliegue.

Por esa conjunción de intereses también se suben a la marcha del 18 personajes como el "Tata" Yofre o Cecilia Pando, aprovechando la volada de un presunto reclamo por justicia, para colar uno real por impunidad para los represores; sabedores de que los juicios por las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura son consecuencia de la lucha de los organismos, pero también de que éste proyecto político decidió ponerles detrás el peso del respaldo político del aparato del Estado.

Y en la medida que se debilite a éste gobierno, ese respaldo disminuirá y se crearán las condiciones propicias para que en un futuro la política de memoria, verdad y justicia pueda retroceder; justo cuando el avance de los juicios está llegando a discernir las responsabilidades de los ejecutores civiles del golpe: es allí donde sus caminos se cruzan con los de los Mitre, Blaquier, Noble o Magnetto.

Desde todos esos sectores se suman esfuerzos para producir una crisis institucional (con el oprobioso y payasesco concurso de una oposición sin rumbo propio) y un final abrupto del gobierno de Cristina; que sería un escarmiento aleccionador para disciplinar a la política a futuro, y que nadie ose retomar las cosas donde las dejó el kirchnerismo; siguiendo a grandes trazos su misma hoja de ruta.

Frente a eso, hay que estar atentos y vigilantes firmes en la defensa de Cristina y su gobierno, pero sin  temer: ya advirtió ella misma hace unos días que esto iba a pasar, y los desafió diciendo públicamente que no la iban a apretar, ni extorsionar.

Como decíamos acá, las instituciones funcionan y el oficialismo sigue monolítico en el Congreso (como lo acaba de demostrar el debate por la ley de inteligencia), cerrando el paso a cualquier alquimia golpista que se intente por ese lado; como los previsibles pedidos de juicio político para la tapa de los diarios, basados en el copy paste de la denuncia de Nisman que acaba de hacer el fiscal.

Gils Carbó -en uso de las atribuciones que le confieren la Constitución y la ley- acaba de designar a los remplazantes de Nisman al frente de la causa AMIA, y hasta acá no se conocen públicamente reproches de los familiares de las víctimas.

La ausencia en el acto y el silencio posterior de las autoridades de la DAIA y la AMIA sólo puede interpretarse como su rechazo a cualquier postulante que -en el desarrollo de su labor futura- no dé muestras inequívocas de alinearse con las directrices de la política exterior del Estado de Israel, en cuanto tuvieren que ver con las hipótesis de investigación del atentado.

La investigación por la muerte de Nisman sigue adelante, con un despliegue de medios que ya quisieran otras tantas causas que duermen el sueño de los justos en los despachos de los jueces y fiscales activistas de la marcha; y el creciente protagonismo de su ex esposa la jueza Arroyo Salgado le brinda un contrapeso necesario, para que en el futuro no se pueda discutir seriamente la legitimidad de sus resultados; aunque no coincidan con los que cada uno desee políticamente.

En ese contexto, si una eventual confirmación de la hipótesis del suicidio (única hasta acá que cuenta con un cúmulo razonable de evidencias) no basta para calmar la ubicua indignación de algunos por la falta de justicia, será más trabajoso aducir que el gobierno manipula la pesquisa para producir ese resultado.

Y para concluir el análisis, tal como lo señala acá Artemio, no hay que perder de vista que toda esta movida de neto corte desestabilizador tiene como trasfondo y disparador un panorama político a futuro cuanto menos complejo para una oposición que sigue sin hacer pie, a punto que el hecho más novedoso que ha producido en los últimos tiempos es la alianza entre Macri y Carrió, que pescan votos en la misma pecera electoral.

Con la presión buitre en franco descenso (el fallo de la justicia de Londres destrabando buena parte de los fondos retenidos por Griesa merma aun más sus chances de forzar al gobierno a negociar bajo presión), y una coyuntura económica que comienza a mostrar síntomas de reactivación, se abre para el oficialismo un escenario en el que no es descabellado pensar en remontar la cuesta que lo separaría de un triunfo en primera vuelta en octubre.

De allí que estos aprietes mafiosos orquestados en ciertos estrados judiciales -incapaces como se dijo de producir por sí una crisis institucional- tengan por objeto limar la incidencia electoral de Cristina en la disputa interna del FPV, y su condición de gran electora de cara a los comicios generales.

El miércoles será la fogoneada marcha, en la que el Estado tiene la obligación de garantizar la más amplia seguridad de los que quieran participar, garantizando que pueda transcurrir en paz; aunque haya algunos que no vayan tan dispuestos al silencio respetuoso en homenaje a Nisman.

Luego y cuando ellos hayan dicho -o callado- lo suyo, será el momento de ganar nosotros la calle para demostrarles que el gobierno tiene el respaldo de amplios sectores del pueblo argentino, y no van a poder lograr su objetivo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No se preocupen gente: el miércoles juega Boca por la Copa.

La mitad más uno del país es peronista.

El pueblo boludo no es, atentos, pero serenos.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hay que ver el panorama LA, que casualmente los gobiernos que tienen "problemas" son los que no se arrodillaron ante el ALCA y mandaron ALCArajo a mister danger.
Brasil, Venezuela y Argentina atacadas en sus democracias para volver al nuevo consenso de washington, la Alianza del Pacifico.
ClaudioM

Anónimo dijo...

Hola, gente. ¿Alguien vió esta nota de Reuters?
http://www.reuters.com/article/2015/02/13/us-argentina-prosecutor-intimidation-idUSKBN0LH2I520150213
¿Estoy paranoico, o es una operación al taco?