LA FRASE

"EL INFORME DE NAVARRO DEMUESTRA QUE ESTÁBAMOS EN LO CORRECTO AL HACER EL PARO SIN MOVILIZACIÓN: ESTE GOBIERNO ES CAPAZ DE BOMBARDEAR LA PLAZA DE MAYO EN PLENO ACTO." (JUAN CARLOS SCHMID)

sábado, 27 de agosto de 2016

CLARÍN NO DA PUNTADA SIN HILO


Veíamos hace poco en ésta entrada el proceso de reorganización de las empresas del Grupo Clarín, por el cual el holding se escindirá en dos sociedades constituidas en la guarida fiscal de Delaware, EEUU.

Una de ellas tendrá el control de las empresas del Grupo que proveen servicios de televisión por cable, internet y telefonía celular (fundamentalmente Cablevisión, Fibertel y Nextel, cuya adquisición autorizó el gobierno de Macri); y la otra la de las empresas que generan contenidos para los medios audiovisuales y gráficos: el propio diario, radio Mitre, Canal 13 y TN, las más importantes.

Ahora al parecer estarían avanzadas las negociaciones para que Cablevisión (la nave insignia del grupo) se fusione con Telecom, una de las dos operadoras en el país de los servicios de telefonía básica y controlante de Personal, que pera telefonía celular. El nexo entre ambas empresas y accionista común de ambas es Fintech Advisory, el fondo de inversión que dirige David Martínez, aquél empresario mexicano que había aceptado en su momento (como accionista minoritario de Cablevisión) adecuarse a la ley de medios.

Como dice el artículo, si la fusión genera una nueva sociedad controlada por Cablevisión (o sea el Grupo Clarín), la nueva sociedad podría ofrecer servicios audiovisuales (por espectro radioeléctrico o por cable) sin la limitación establecida para las telefónicas para ingresar a ese mercado hasta enero del 2018, por el artículo 94 de la Ley 27.078, según la modificación introducida por Macri a través del DNU 267, que también modificó sustancialmente la ley de medios.

Pero si a la inversa la que controla la fusión es Telecom, debería esperar hasta el 2018 para poder ofrecer servicios de radio y televisión, tanto por aire como por cable en éste último caso.

Si se miran los cambios introducidos por el gobierno de “Cambiemos” a la ley de medios y a la de “Argentina Digital” 27.078, y el proceso de reorganización societaria del grupo Clarín parece claro que todo estaba planeado desde el principio para que el Grupo comandado por Magneto cumpliera su deseo de expandirse al mercado de la telefonía y llegar al famoso “cuádruple play”, en condiciones más ventajosas que sus competidoras del mercado.

La sociedad resultante de la fusión podría ser la primera en ofrecer el paquete completo de Internet, cable y telefonía (celular y fija), y es raro que se hable solo de que el gobierno autorice la fusión por el Enacom en cuanto concierne a los servicios de comunicación audiovisual, y no además porque estaría cambiando la persona jurídica que presta el servicio de telefonía básica según la licencia otorgada por el menemismo y aun vigente.

Pero todo sea por alentar las inversiones y alentar el clima de negocios. Para el Grupo Clarín.