LA FRASE

"NO TENGO NADA QUE VER CON LA IMPORTACIÓN DE LOS PELUCHES DE LA MASCOTA DE LAS OLIMPÍADAS JUVENILES, CUALQUIERA QUE ME CONNOZCA SABE QUE NO LE PONDRÍA DE NOMBRE "QUIERO VERGUITA" A UNA EMPRESA." (FEDERICO ANDAHAZI)

domingo, 4 de marzo de 2018

JODERSE POR BOLUDOS


En los lejanísimos tiempos del 2016, cuando el gobierno de Macri estaba recién estrenado y el socialismo con Lifschitz y el gobierno provincial se sumaron a la "oposición responsable" votando el blanqueo de capitales y el arreglo con los fondos buitres, el gobierno de "Cambiemos" les retribuyó (bueno, es un decir) con algunos "beneficios".

En ese contexto, salió la licitación para "poner en valor" el Monumento a la Bandera en Rosario, una obra que financiaría en un 30 % la Municipalidad, y en el 70 % restante el gobierno nacional.

El apoyo se concretó en una mini gira que hizo por Santa Fe el luego renunciado Daniel Chaín (el famoso "apuntador" de Macri en una recordada conferencia de prensa); que estaba a cargo de la Secretaría de Obras Públicas, cargo que luego de su renuncia jamás se volvió a cubrir.   

En ese mismo viaje Chaín comprometió fondos nacionales para financiar -además de la obra del Monumento- la construcción del nuevo hospital de Reconquista y del nuevo hospital Iturraspe acá en Santa Fe, ambos empezados en el 2009 durante la gestión de Binner.

En el caso del Iturraspe y para que no quedaran dudas de como venía la cosa, Lifschitz delegó todo el manejo de los fondos nacionales para la obra en Julio Schneider, ex ministro de Obras Públicas de su gobierno y radical del sector Corral-Barletta, o sea de "Cambiemos": entre valijeros se debían entender con Chaín en el manejo de esa plata.

Según vemos en el tuit de apertura, la obra del Monumento está paralizada porque la nación hace meses que no manda los fondos prometidos, y a la empresa se le deben cuatro certificados de obra.

Lo que no dice ni el tuit ni la nota del Boletín Oficial del periodismo santafesino a la cual se refiere, es cual es la empresa que ganó la licitación para "poner en valor" al monumento: nada menos que Creaurban, que en ese momento era propiedad de Angelo Calcaterra, primo y testaferro presidencial; y hoy es propiedad de Marcelo Mindlin, el CEO de Pampa Energía y también testaferro de Macri.

Es decir que pasó lo mismo que con Cincovial, la concesionaria del corredor de la ruta 11 en la provincia, según veíamos acá: pasó de Calcaterra a Mindlin, y las obras a su cargo o se paran, o empieza a pensar en abandonarlas.

¿Un cambio en la estrategia en la famiglia presidencial, para excluir los "conflictos de intereses" o las sospechas de negocios?

¿Tendrá que hacerse cargo la gestión municipal socialista del 70 % de los 147 millones de pesos que cuesta la obra, y que la nación no puso como prometió; o los terminaremos pagando entre todos los santafesinos, como pasa cada vez que Rosario está en aprietos financieros?

Como sea, un botón de muestra de los beneficios de hacer "oposición responsable" con la banda de fascinerosos que nos gobierna. 

PD: De la guita prometida por la nación para los hospitales Iturraspe y de Reconquista ya ni se habla.

¿Estará llegando?

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿ Y porqué ahora estos "socialistas" no denuncian que Santa Fe es discriminada, como denunciaban en todos los medios durante el gobierno kirchnerista?
Antes siempre llegaba la guita de la Nación, pero lloraban.Siempre querían más.
Ahora la guita no llega y no abren la boca.
¿Coincidencia ideológica gorila? ¿Intereses comunes inconfesables?
Y al arreglo del monumento lo termino pagando yo.
El Colo.