LA FRASE

"ESTOY PENSANDO EN HACER UN RECITAL DE "ALMAFUERTE" CON BIONDINI EN BATERÍA ANTIAÉREA." (RICARDO IORIO)

jueves, 26 de mayo de 2016

PASÓ ALSOGARAY Y DIJO QUE MAJUL LE PARECE UN TERRIBLE PELOTUDO


(*)

A la primera señal de alerta, el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal la recibieron a principios de mayo. (“alerta, alerta que camina, la manga de boludos más grande de América Latina” igual ¿no fue antes, cuando una vieja lo quiso cogotear a Macri en Córdoba y una piba en silla de ruedas la encaró a Vidal en bahía Blanca) Los referentes de las organizaciones sociales más serias (¿calificado esto por...vos?) como Barrios de Pie, (se llaman así porque eran de un club de barrio que tuvo que vender las sillas para pagar la luz) y los intendentes del conurbano con los que Vidal mantiene una relación "buena y madura", como Gustavo Menéndez, de Merlo, se los trasmitieron de buena manera. Palabras más, palabras menos. "Si no llega ayuda alimentaria a las zonas más carenciadas, pronto habrá tensión social. Y será difícil, entonces, contener los desbordes". (en realidad le habrían dicho: la cosa está fulera, si no le tiramos con algo a la negrada, se pudre todo mal) La buena noticia es que tanto el Presidente como la gobernadora no lo tomaron como una chicana o un intento de extorsión para conseguir más dinero. (“Menos mal que son pobres del conurbano y no empresarios amigos nuestros” dijeron, pero ¿aparte de eso, hicieron algo en concreto?) Al contrario: pusieron a sus ministros y secretarios a trabajar para apagar el "principio de incendio" antes de que se vuelva incontrolable. (como el de Iron Mountain ponéle. Sh, no, pará que buscamos otro ejemplo mejor. Insistimos: ¿hicieron algo en concreto para “apagar el incendio”?)

La mala noticia es que, a pesar de las buenas intenciones, las administraciones parecen correr detrás de los acontecimientos. (y, el mal ejemplo viene desde arriba. El presidente y la gobernadora de la provincia más grande tardaron cinco meses para darse cuenta que la cosa estaba espesa, y si no les avisaban “las organizaciones sociales serias” todavía estaban en la palmera) Solo un par de datos para ilustrar la hipótesis. Uno: los funcionarios del ministerio de Energía que maneja Juan José Aranguren recién ahora están tratando de incorporar a los clubes de barrio, los teatros y otras pequeñas y medianas empresas en el sistema de tarifa social. (o sea que jamás los tuvieron en el radar: aumentaron, y que se caguen todos.Igual, decíle que se apure porque ahora se tiene que ocupar de la Patagonia) Es decir: el impacto político y mediático ya no lo podrán evitar. (ah, ese es el problema, el impacto político y mediático) Segundo dato: el incremento de la ayuda social a través del refuerzo de partidas de alimentos para las escuelas públicas y los comedores sociales de la provincia de Buenos Aires demorará en hacerse efectivo entre 15 y 30 días por lo menos, (pero cómo ¿no estaban Mau y María Eugenia en el tema “instruyendo a los ministros...” y toda la sarasa?) cuando el frío del invierno se hará más ostensible y el malhumor social se expresará con más intensidad. (tranquilo Luis, para ese momento les aplican el protocolo de la protesta social de Pato Bullrich, le arman un acto con extras haciendo de piqueteros amigables, y listo)

La recurrente idea del gobierno nacional de que el segundo semestre "todo será mejor" también habría que relativizarla. (de hecho, ni ellos se la creen ya: Macri ahora habla de “dentro de un año”) Porque es posible que baje la inflación, a partir de agosto o septiembre. (solo “posible”, hasta hace unos días era “bajará drásticamente y si no es culpa mía”, decía Macri) Sin embargo, esto sucederá debido a la caída de las ventas y la baja del consumo, y no como consecuencia directa de la suba del poder adquisitivo del salario. (obvio: los muertos no tienen fiebre. Y bueno Luis, no se puede pedir todo en la vida) De hecho, el aumento de los reclamos se explica por la caída del empleo informal y las changas. Y está relacionado, de manera directa, con el corte abrupto de la construcción pública y privada desde diciembre del año pasado, y que coincidió con el cambio de gobierno. (“Coincidió” simplemente, como cuando coinciden la Pascua católica y la judía. Igual, así dicho parece que Lázaro, Caputo y Calcaterra contrataban a toda gente en negro, o como changarines) Ahora, quienes manejan los grandes números de la economía (¿no falta un signo de interrogación acá: “¿quiénes manejan los grandes números de la economía?” Porque Todesca seguro no es) sostienen que la rueda volverá a empezar a girar a fines de septiembre o principios de octubre. ¿Y mientras tanto? Los trabajadores del sector formal sentirán el impacto del aumento de las tarifas y los precios en general, combinado con el atraso del sueldo acordado en las paritarias de marzo o abril. (Y los del sector informal no sentirán nada porque ya estarán todos muertos, digamos. Igual, te comento que el impacto ya lo están sintiendo, eh. Manejálo)

"El Presidente y la gobernadora comprenden lo que está sucediendo. (¿estás seguro Luis, ponés las manos en el fuego por ellos? Mirá que si no hablaban con los de los Barrios que vendieron las sillas, estaban en bolas, no habían escuchado hasta ahí “ninguna señal de alerta”, lo dijiste vos un par de párrafos más arriba) Por eso ordenaron a sus ministros anunciar y poner en marcha medidas de alivio y contención social (pero demoran por lo menos 15 o 30 días en apagar un incendio, porque son medio pelotudos, según vos dijiste antes) hasta que la macroeconomía se termine de ordenar y queden la mayoría de los sectores ensamblados" (el tema es que con el aumento de la luz, el ensamblado va a salir carísimo. Igual, así dicho suenan a que son un Play Mobil) me explicó un ministro de la administración nacional que sigue el día a día de cada variable económica y social. (¿hay otros que no, que están en pelotas? ¿No ves? Como no querés así que tengan que venir los de “Barrios de Pie” a darles el alerta, están papando moscas) Cuando le pregunté cuánto tardaría en llegar a la vida de los argentinos el efecto positivo del "sinceramiento" de la economía me respondió con la famosa frase del ingeniero Alvaro Alsogaray, más un agregado de su propia cosecha: "Hay que pasar el invierno y la primavera también. (Pasó Alzogaray y dijo que todos -los ministros, vos, Macri- les parecen unos terribles pelotudos) Después, vamos a estar mejor. (“después, que importa del después, toda mi vida es el ayer, que me detiene en el pasado...”) Con un proceso combinado de inflación hacia la baja y actividad económica hacia la suba. No habrá un momento milagroso en que todo cambiará. (obvio: será “después”. Además mientras sigan peleados con el Papa, no podemos esperar milagros) El cambio será gradual, pero mucho más sostenido".

Responder cómo llegará el gobierno de Macri a las elecciones legislativas de 2017 es como preguntarse qué pasará con el mundo en el siglo XXII. (Lo parió, que pensador. Esperá que busca una birome y lo anoto) Pero analizar qué sucederá en los próximos meses con su base de apoyo sigue siendo un ejercicio apasionante. (al pedo, porque no se puede predecir nada, pero está bien: hay otros que se masturban) Con dos o tres apariciones en los medios, Jaime Durán Barba instaló la idea de que el de Macri es un caso único. (no hacía falta: un sorete igual no hay, solo Donald Trump, y habría que verlo gobernando) "No conozco a ningún Presidente en el mundo que haya retenido tanta imagen positiva después de un sinceramiento de la economía como el que hizo este gobierno", (Es que los argentinos somos masocas. Sin ir más lejos, míranos a nosotros leyendo esto) interpretó. Sin embargo, bien se podrían ensayar dos o tres explicaciones. (Hacélo de día el ensayo Luis, porque con lol que está la luz los teatros están pensando en cerrar de noche) La primera: el hartazgo que generó la omnipresencia de la expresidente Cristina Fernández, y no solo durante los últimos años, sino cada vez que apareció en público, aún después de la asunción de Macri. (es verdad: en Comodoro Py estaba lleno de gente harta, de hecho fueron a pedirle que no volviera nunca más) La segunda: la hipocresía de los argumentos de la flamante oposición; en especial, la de los dirigentes y referentes cristinistas que cambian de idea de acuerdo a quien la impulse. Un ejemplo: antes se opusieron a la doble indemnización que ahora apoyan con entusiasmo. (¿vos decís que hacen como Macri con YPF, Aerolíneas, las AFJP y el “Fútbol Para Todos” Que feo)

Otro: Adrián Paenza no quiere trabajar para el gobierno de Macri pero sí lo hizo para el de Cristina Fernández. Igual seguirá conduciendo su programa en la televisión pública, por lo tanto, no renunciará. (¿estás pidiendo que lo echen, Luis? Mirá que Lombardi para eso sí es de respuesta rápida, no como los de los comedores escolares, o Aranguren para darle la tarifa social a los clubes de barrio) Y, como si esto fuera poco, (¿qué, haber trabajado en la TV pública haciendo un programa de ciencia? Lo decís como si hubiera estado a cargo de Auschwitz) Paenza, quien define a esta administración que lleva cinco meses de gobierno como "insensible" y "de derecha" (que hijo de puta, cuando todos sabemos que es marxista leninista, y si nos apurás, maoísta polpotiana. Y después dicen que son científicos estos tipos, hay que sacarle los subsidios al Conicet y los fondos a las universidades. Ah, no, pará...) reconoció que "no se había enterado" de que sus colegas del Conicet no cobraban los subsidios para investigación desde el año 2013. Quizá no haya sido deshonestidad intelectual. Sí se le podría achacar "prejuicio ideológico". (la ideología como prejuicio. Ni a Videla se le hubiera ocurrido, mirá lo que te digo)

La tercera explicación lógica para entender por qué Macri sigue manteniendo una alta imagen positiva (debe ser por eso que ayer mandó vallar la plaza y ocuparla militarmente: por la alta imagen positiva que tiene) es porque está siendo visto como un Jefe de Estado que alienta el castigo para los delitos de un gobierno que, al mismo tiempo, está siendo considerado como "el más corrupto de la historia" desde 1983. En efecto, las múltiples causas abiertas, desde la ruta del dinero K, pasando por Los Sauces, Hotesur, la Tragedia de Once, la ex Ciccone y la de los vagones chatarras hasta las que investigan el enriquecimiento ilícito de la expresidente, Julio de Vido y Ricardo Jaime, sin olvidar la del Fútbol para Todos, que avanza con prisa y sin pausa, o la que busca recuperar el dinero del Estado con el que Cristóbal López se habría quedado de manera irregular, constituyen un fenómeno, que, por su magnitud y su alcance, no puede ser comparado, ya, ni con el Mani Pulite ni con lo que está sucediendo en Brasil. (¿no será mucho Luis? Mirá que Cristina no compró tantos zapatos como Imelda Marcos ponéle) Es más. A pesar del escepticismo y la desconfianza de dirigentes como la diputada de Cambiemos, Elisa Carrió, los expedientes parecen ser tramitados, en términos generales, con celeridad y pocas decisiones de protección manifiesta o que implique una cacería de brujas. (pero no Luis, tranqui ¿quién se puede imaginar eso? Ni que hubieran armado un equipo en la AFIP que filtrara datos y todo eso, por favor) El propio juez Sebastián Casanello, al que Jorge Lanata llamó primero tortuga y ahora le agregó el adjetivo "veloz" confirmó ayer a la periodista Paz Rodríguez Niell, de La Nación, lo que ya había adelantado en otras conversaciones off the record. (que en estos momentos estás violando, contra toda regla elemental del periodismo. Igual, eso no te preocupa porque vos te dedicás a otra cosa, que no se sabe muy bien que es, salvo lamérsela a Macri) El magistrado anticipó que "la causa Báez podría ir a juicio antes de fin de año". (“en el tercer semestre” habría dicho, para ser más precisos) Junto al fiscal Guillermo Marijuan, a cuya gestión el propio Leonardo Fariña atribuye haber prestado su colaboración para acusar a Lázaro y otros procesados, trabajan de una forma muy particular. (sí; con retroexcavadoras, en el medio de la nada, para encontrar 90.000 dólares en un bolso) Ellos intentan demostrar, uno por uno, los 40 hechos de lavado de dinero que se le atribuyen al presunto testaferro o socio de Néstor, Cristina y Máximo Kirchner. Aseguran tener probados, por ahora, tres. (o sea que a este paso necesitarían 6 o 7 años más. Se complica lo de fin de año, como la reactivación prometida por el gobierno) Pero al mismo tiempo dicen que no van a esperar a resolver el último para elevarlos a juicio oral: "La causa podría ir a juicio antes de fin de año". Casanello, pero también sus colegas Claudio Bonadio y Julián Ercolini, (¿Casanello y Ercolini también son pistoleros?) suponen que, para el año que viene, los juicios de Hotesur, Los Sauces y algunos hechos de lavado de la ruta del dinero K, podrían confluir en una megacausa en la que deban responder los más rutilantes ex ministros de los gobiernos kirchneristas, incluída, por supuesto, Cristina Fernández de Kirchner. (todo este laaaaargo párrafo reiterando tus 674 columnas anteriores no tiene un pomo que ver con el título y el inicio de la nota, pero sí con el verdadero plan del gobierno para “pasar el invierno y la primavera también”: mantenernos todo el tiempo entretenidos con “la ruta del dinero K”, Lázaro Báez y toda la bocha)

Este pensamiento implica dos presupuestos. (eso: pidan dos presupuestos, y después le dan el contrato al hotel de la familia de Marcos Peña, aunque sea el más caro) Uno: no parece estar en su ánimo la idea de meter presa a Cristina de manera anticipada y compulsiva, para transformarla en víctima y que salga en libertad a los pocos días. (claro, quieren evitar el famoso “entran por una puerta y salen por la otra”) El otro: tampoco van a protegerla en el caso de que las pruebas demuestren que cometió alguno de los múltiples delitos por los que se la investiga. Sería, en todo caso, para Ella, la peor de las noticias.(hablando de noticias: cuando tengas una volvé Luis, las estamos extrañando)

(*) Las negritas son nuestras, el original acá.

No hay comentarios: