LA FRASE

"¿NO QUERÍAN VOLVER A TENER RELACIONES CARNALES CON NOSOTROS? PUES BIEN, LES ENVIAREMOS NUESTROS CERDOS." (DONALD TRUMP)

martes, 4 de octubre de 2016

DEPURANDO EL HUMO



Hace unas tres semanas te contábamos acá como ante la embestida de Pato Bullrich (con la que hoy andan de picos pardos) acusándolos de tolerancia con el narcotráfico por no querer meter mano a fondo en la policía provincial sospechada de connivencia con él, el socialismo sobreactuaba la presunta "depuración" de la policía provincial.

Decíamos entonces que el gobierno se jactaba de haber "separado de sus puestos" a 127 policías sospechados de corrupción o vínculos con los narcos, cuando la realidad (y los propios documentos oficiales) marcaban que era uno solo, y por un fallo judicial del 2005.

Y tal parece que redoblaron la apuesta: vemos en la imagen de apertura que nos informan que el gobernador sigue con su "plan de depuración", y destituyó a 13 policías por "delitos graves vinculados al narcotráfico y otros hechos de corrupción". 

La policía santafesina -recordemos al pasar- tiene más de 22.000 efectivos, así que hablar de "depuración" por 13 rajes es como mínimo una exageración.

Como es nuestra costumbre y para ver cuanto había de cierto, fuimos a las fuentes (documentales) y nos encontramos con que las 13 "destituciones" fueron dispuestas por una serie de decretos emitidos el mismo día (el 26 de septiembre) según el siguiente detalle:

Decreto 2556: se destituye a un comisario supervisor que se había retirado en forma voluntaria en el 2006, por ser condenado judicialmente por haber incurrido en el año 2005 en irregularidades en le manejo de los fondos transferidos para el racionamiento ("rancho") al personal de la comisaría.

Decreto 2557: se destituye a un oficial por vender certificados de buena conducta, en el año 2010.

Decreto 2558: se destituye a un comisario principal porque se encontraron armas en posesión de detenidos bajo su custodia en la comisaría, en el año 2000.

Decreto 2559: se destituye a un subinspector y un suboficial condenados por la justicia por encubrmiento de robo de automotor, en el año 2004.

Decreto 2560: se destituye a dos suboficiales (sobreseídos por la justicia) por haber incurrido en amenazas con armas de fuego, vinculación notoria con delincuentes y falta de respeto a sus superiores, en el año 2012.

Decreto 2561: se destituye a un comisario por un fallo judicial de hace un año atrás que lo condenó por extorsiones agravadas, en múltiples oportunidades.

Decreto 2562: se destituye a dos suboficiales por haber sido condenados por la justicia como partícipe principal del delito de hurto en un caso (su esposa era la que hurtaba, trabajando en casas de familia) y encubridor del delito en el otro (fondeaba las denuncias de la familia damnificada); hechos que datan del año 2008.

Decreto 2563: se destituye a un suboficial por haber sido "ñoqui" desde su designación en el año 2012, es decir jamás haberse presentado a trabajar luego de haber sido designado en la fuerza.

Decreto 2564: se destituye a un suboficial por haber sido condenado por la justicia por el delito de lesiones gravísimas, por hechos sucedidos en el año 2008.

Decreto 2565: se destituye a un oficial por abandono del servicio, al no reintegrarse a trabajar al vencimiento de su licencia, en el año 2012.

Concluisión: hechos viejos, mero cumplimiento de fallos judiciales o finalización de sumarios fondeados por la propia cana durante años, que involucran a simples perejiles (salvo alguna excepción), nada actual, ningún vínculo siquiera remoto con el narcotráfico o delitos asociados a él, algún que otro episodio de corruptela administrativa menor, por regla general.

O lo que es lo mismo, acá lo que está necesitando una urgente depuración es el discurso oficial, para despojarlo de tanta sanata.

No hay comentarios: