LA FRASE

"TRAS LAS RENUNCIA DE CHAÍN NO VAMOS A CUBRIR LA SECRETARÍA DE OBRAS PÚBLICAS PORQUE LA VAN A MANEJAR ENTRE CALCATERRA Y "NIKY" CAPUTO." (ROGELIO FRIGERIO)

martes, 18 de octubre de 2016

¿REFUERZO O RETIRO?


Según nos contaba ayer la tribuna de doctrina en ésta nota (a la cual corresponde la imagen de apertura) el gobierno refuerza el control de las fronteras, y piensa involucrar cada vez más a las fuerzas armadas en tareas de seguridad interior; según un nuevo esquema que surgiría de un par de decretazos a la firma de Macri.

Más allá del peligro que la iniciativa entraña (en tanto vulnera leyes fundamentales de la democracia, consensuadas en más de 30 años y diferentes gobiernos) y que en su momento analizaremos en detalle si se concreta, lo cierto es que nos están diciendo que refuerzan la seguridad en los pasos fronterizos, lo que es función primordial de la Gendarmería.

Y hablando de Gendarmería, también los diarios de ayer (como por ejemplo acá Clarín) daban cuenta de que el gobierno piensa "blindar" el conurbano, enviando gendarmes en cantidades a los distritos más calientes en apoyo de la policía bonaerense.

Sin embargo, una mirada detallada sobre los recursos asignados a la fuerza en el presupuesto de éste año y el del año que viene, permiten poner en entredicho que el gobierno esté "reforzando" ambas cuestiones: el control de las fronteras, y la seguridad interior.

Hace unos días en ésta entrada mostrábamos como el ministerio de Seguridad a cargo de Patricia Bullrich es uno de los que registra los peores números de la ejecución presupuestaria. 

El primero de los cuadros de abajo expone los rubros del presupuesto de Gendarmería Nacional para éste año, y el siguiente los del año que viene según el proyecto que envió Macri al Congreso:





De las cifras expuestas puede extraerse algunas conclusiones, a saber:

* El presupuesto global de la fuerza crecería de éste año al que viene un 45,18 %, cuando el aumento global del gasto público en el mismo período sería del 22,1 %. Es decir que crece más del doble del promedio del gasto total.

* Hay rubros del presupuesto de Gendarmería que crecen más incluso que ese 45,18 %, a saber: "Atención de Pasividades" sube un 72,97 %, como consecuencia de que de un número de 15.880 retiros y pensiones, la fuerza pasaría a pagar 17.370. 

* De esos 1490 beneficios más, 1410 serían nuevos retiros de personal en actividad; al no haber información disponible sobre los ingresos, es difícil saber si el balance será una Gendarmería con más o menos efectivos.

* Otro rubro que crece exponencialmente es "Inteligencia criminal", que subirá un 55,36 % de un año a otro; algo particularmente inquietante cuando se denuncia que el gobierno tiene su propio "Proyecto X" para el espionaje de la protesta social.  

* Los recursos para "Seguridad en fronteras" crecerían un 37,80 %, o sea casi 8 puntos por debajo del crecimiento del presupuesto global de la Gendarmería; y peor aun es el caso de "Operaciones complementarias de seguridad interior": crecerán sus partidas un 28,89 %, casi 16 puntos por debajo del aumento global de recursos de la fuerza.

* Como consecuencia de lo expuesto en el apartado anterior, ambos rubros (que representan los centrales de las tareas específicas de la Gendarmería) que representan el 64,23 % de sus gastos éste año, descenderían al 59,40 % el año que viene. 

Es decir en términos reales, menos recursos para la seguridad en las fronteras, y menos recursos para las tareas de seguridad interior que involucran a la Gendarmería.

También ayer en La Nación nos contaba Pagni que Macri decidió transferir casi 900 millones de pesos del presupuesto de inteligencia de las fuerzas armadas al ministerio de Seguridad y los organismos de su dependencia, sobre todo Gendarmeria Nacional y la Policía Federal; y la AFI, el que analizaremos en otra entrada.

Es tan cierto que la "poda" tuvo esa magnitud (algo más de 885 millones) como que representan una merma del 81,58 % en el presupuesto de inteligencia militar: a no sorprenderse que en ese marco "sorprendan" por ejemplo nuevos ejercicios militares con misiles de los ingleses desde Malvinas.

Y lo que tampoco dice Pagni es que con esos cambios el presupuesto de inteligencia para la seguridad interna (¿o espionaje del conflicto social?) representará casi 10 veces el de la inteligencia militar: en cifras redondas, 1930 millones de pesos en un caso contra casi 200 en el otro. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Videla y Harguindeguy eran moderados al lado de estos gurkas.