LA FRASE

"UNA PENA QUE ESTE MUCHACHO JONES HUALA NO SIGUIERA LOS PASOS DE CUMBIO, Y DESPUÉS DE HABER SIDO FLOGGER SE AFILIARA AL PRO Y PASARA A TRABAJAR EN LA PRODUCCIÓN DEL PROGRAMA DE MIRTHA LEGRAND." (MARCOS PEÑA)

sábado, 1 de octubre de 2016

NI FOMENTO NI CONTROL ¿PARA QUÉ ESTÁ EL ENACOM?


Hace dos meses contábamos en ésta entrada lo que estaba pasando con los recursos del Fondo de Fomento Concursable (FOMECA) establecido por la ley de medios para subsidiar a los medios comunitarios y de organizaciones sociales; con recursos provenientes de una contribución que cobraba la AFSCA a los medios comerciales, sobre un porcentaje de sus ingresos por publicidad.

Decíamos entonces que para ese momento el ENACOM (es decir el organismo que sustituyó a la AFSCA) no había gastado casi ni un centavo de los más de 143 millones de pesos asignados con ese fin, con la excusa de "revisar" los subsidios otorgados por el kirchnerismo.

Se supo esta semana que promovió una denuncia (para variar) contra Sabatella y varias entidades que recibieron subsidios del FOMECS, entre llas FARCO (Foro Argentino de Radios Comunitarias), por presuntos manejos irregulares con los fondos.

FARCO (como en general todas las organizaciones vinculadas a la comunicación alternativa es fuertemente crítica de la mutilación de la ley de medios que hizo Macri por DNU al asumir, y del nuevo proyecto que en su reemplazo viene gestando el gobierno; en sigilo, sin verdadera participación y atendiendo exclusivamente a los sectores empresariales de las comunicaciones, empezando por Clarín, Direct TV y las telefónicas.

Con lo cual no es descabellado suponer que la "denuncia" es en una buena medida una represalia por ese posicionamiento crítico.

Pero también una excusa para encubrir la ineficacia en la gestión: el cuadro de apertura (sacado de la página oficial del Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas que refleja las ejecuciones presupuestarias hasta fines de septiembre) muestra que la situación sigue exactamente igual en lo que concierne al FOMECA, transcurridas tres cuartas partes del año: los fondos siguen pisados, sin llegar a sus destinatarios.

Pero además muestra que la actividad de fiscalización de los medios audiovisuales sujetos a su competencia que hace el ENACOM es inexistente: en nueve meses gastó en esos fines 1,8 millones de pesos, o sea $ 200.000 por mes, un chiste.

Promover quedó claro que no promueve, controlar tampoco, porque las actuales autoridades así como no creen en la comunicación alternativa, sí creen en "la mano invisible del mercado", que sin regulación ni control del Estado garantizará por sí misma la pluralidad en las comunicaciones y la democratización de la palabra.

La pregunta sería entonces: como no sea para garantizarle negocios al sector privado comercial de las comunicaciones ¿para qué otra cosa está el ENACOM?

No hay comentarios: