LA FRASE

"SI UN PERRO DE LA GENDARMERÍA MUERDE A UN DIPUTADO, HABRÁ QUE TOMAR COMO CRITERIO DE VERDAD LO QUE DIGA EL PERRO, A MENOS QUE SEA VERBITSKY." (PATRICIA BULLRICH)

miércoles, 26 de octubre de 2016

LA INDUSTRIA DEL SANATEO


Sobre los anuncios de Lifschitz para la industria remarcados en la imagen de apertura, leemos en  el portal de la provincia cifras impactantes: un fondo prestable de 600 millones de pesos destinado a empresas industriales, agroindustriales, de base tecnológica y productores primarios con el fin de mejorar su capacidad productiva, un fondo para mejoras en la infraestructura de parques, áreas y distritos industriales de 400 millones de pesos para ejecutar obras de infraestructura (de los cuales el 30 % serán aportes no reintegrables y el 70 % restante estará formado por préstamos a tasa preferencial), y un programa de innovación tecnológica ejecutado por la Agencia Santafesina de Ciencia, Tecnología e Innovación, con un presupuesto para éste año de 100 millones de pesos.

Como señala la imagen de apertura, 200 millones de pesos que se suman a otros 1200 anunciados en febrero de éste año; y como se dice en la web oficial, a eso habría que sumarle otros 20 millones en créditos para promover la eficiencia energética.

La cuenta nos da 1420 millones de pesos que el gobierno de Lifschitz estaría destinando este año a financiar y apoyar la industria, lo cual es muy curioso porque sumando los presupuestos totales (incluyendo hasta los sueldos de los empleados y funcionarios) del Ministerio de la Producción, del de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y la Secretaría de Energía, llegan apenas a los $ 786.771.000, o sea poco más de la mitad.

Hilando más fino, en el Ministerio de Ciencia y Tecnología figuran fondos para "aportes no especificados" por $ 59.160.000: si están destinados a la industria (no hay un solo peso con ese destino específico) son poco más de la mitad de los anunciados. Para el 2017 serían unos $ 60.458.000, o sea casi lo mismo en términos nominales. 

Algo parecido ocurre con la Secretaría de Energía: cuenta con una partida de 96 millones de pesos para "préstamos para infraestructura energética", que en el presupuesto del año que viene que está analizando la Legislatura directamente desaparecen: no hay un centavo asignado a esos fines para el 2017. 

Otro tanto sucede con las partidas del Ministerio de la Producción: este año tiene asignados apenas $ 4.622.000 en concepto de "bonificación de tasas de interés", de los que solo $ 570.000 son para la industria. Pero supongamos -dado lo avanzado del año- que en realidad los anuncios son para el año que viene. 

Pues bien, en ese caso Producción tiene asignados en el proyecto de presupuesto 2017 $ 55.093.000 en concepto de "Bonificación de tasas de interés", de los que solamente $ 31.740.000 están específicamente dirigidos a la industria. Hay otros $ 6.130.000 para aportar a sociedades de garantías recíprocas (otro modo de facilitarles a las empresas el acceso al crédito) y $ 83.440.000 en préstamos para obras de infraestructura en parque industriales; a los que habría que sumarles $ 26.565.000 en aportes a las municipalidades y comunas, con el mismo fin.

Si tomamos las partidas de las tres áreas para éste año que pueden tener algún destino referido al financiamiento de la industria como se anuncia, sumarían con toda la furia $ 156.730.000; y para el año que viene, $ 181.778.000. Lo que supone que aun sumando ambos años, los aportes (si se concretaran, y todos estuvieran referidos a la industria) sumarían unos $ 338.508.000, o sea menos de la cuarta parte de lo tan pomposamente anunciado.

No hay comentarios: