LA FRASE

"DESDE QUE NÉSTOR KIRCHNER DIJO EN EL 2007 "MAURICIO ES MACRI", HAY GENTE QUE SE EMPEÑA EN CONFUNDIR AL MACRI PRESIDENTE COMO EL MACRI EMPRESARIO, COMO SI FUERAN EL MISMO." (HERNÁN LOMBARDI)

lunes, 17 de octubre de 2016

DÍA DE LA LEALTAD


Después del acto radical de Atlanta con la presencia de Cristina se abrió toda una discusión por la “propiedad” del legado histórico de Yrigoyen, pero lo curioso es que nadie puso en discusión la vigencia histórica del radicalismo, aunque sus banderas fundacionales hace rato fueron conseguidas; y están incorporadas al patrimonio político colectivo de los argentinos.

La reflexión viene a cuento justo hoy -Día de la Lealtad- porque en estos mismos tiempos recientes se pone en entredicho la vigencia histórica del peronismo; no solo ya desde el gorilaje, empeñado en erradicarlo de la historia desde aquél 17 de octubre original, y recurrentemente convencido de haberlo conseguido; sino desde sectores del propio peronismo: por ahí anda Julio Bárbaro (el Julio Jorge Nelson de Perón) dando por finalizado el ciclo histórico del peronismo, y por allí anda también Urtubey señalando que la fuerza fundada por Perón ha quedado “reducida a un lugar marginal”.

Es notable como en cuestión de meses pasaron de proponer un nuevo “cambio de piel” para el peronismo (en otro “giro pragmático” como en los 90’) a cuestionar si el mismo peronismo en sí tiene viabilidad histórica. De hecho no pasa un día en que no llamen a terminar para siempre con el "populismo".

¿Acaso un implícito reconocimiento de que otro intento de asimilación plena del peronismo al nuevo orden imperante no sería tan sencillo de digerir por los sectores sociales que se sienten representados por él como lo fue en los tiempos del menemato, porque la experiencia kirchnerista está muy cercana en el recuerdo?

La lealtad que hoy se celebra es la de un pueblo a su líder, en la medida en que ese líder expresaba un rumbo, y para los trabajadores ser leales a Perón significó siempre ser leales a ellos mismos, y a sus propios intereses. Eso explica que esa lealtad se mantuviera en los años de la proscripción, la resistencia y el “luche y vuelve”: sin el peronismo en el poder los trabajadores estuvieron peor, y no mejor.

De allí el absurdo de plantear (o esperar) la desaparición de algo cuyas condiciones históricas de surgimiento no han desaparecido, muy por el contrario: el gorilaje (que lo quiere al peronismo muerto y sepultado, o “asimilado”) se empeña en mantenerlas con sus políticas de hambre, entrega y exclusión.

Los debates hacia el interior del peronismo (incluyendo al sindicalismo) tienen que ver con eso: como lidiar con esa herencia, ese mandato histórico y esa representación social; que hasta acá y pese a las deserciones y fracasos, nadie consiguió sustituir: la izquierda sigue hoy en su mayoría y salvo la revisión de posturas del PC, igual que en el 45’: sin entender de que se trata el asunto, y en consecuencia sin poder capitalizar políticamente el descontento de la clase trabajadora.

Por supuesto que vistos desde aquél primer 17 de octubre pasaron nada menos que 71 años, varias dictaduras, una guerra perdida, hiperinflaciones y un genocidio; entre otras cuestiones que dejaron una sociedad más fragmentada y desigual que la del primer peronismo. Un nuevo cuadro que demanda nuevas lecturas, y nuevas prácticas políticas en consecuencia con ellas.

Sin embargo los gorilas (que no vieron venir entonces al peronismo naciente, y se sorprendieron por la multitud en las calles y en la plaza) siguen igual que siempre, repitiéndose a sí mismos como si nada hubiera pasado: no escarmentados del fracaso del Decreto 4161/56 de Aramburu y Rojas, ahí anda Hernán Lombardi con sus guerrillas culturales y su revisionismo histórico sobre placas y nombres de edificios, como si la memoria popular dependiera de rutinas burocráticas.

Ahí andan también los Bonadío, Ercolini y demases del partido judicial (tal como antes el juez Botet, las “juntas de investigación patrimonial” o la CONAREPA) sirviendo al propósito de los que se sienten dueños del país (lo que les permite autoindultarse de haberlo saqueado concienzudamente por años) de recluir una experiencia política al territorio de la derecho penal, reemplazando urnas por celdas.

Este peronismo de hoy derrotado, dividido, sumido en el debate y el pase de facturas internas sigue más vivo en la gente (como en el 45’, cuando la movilización rebasó las estructuras) que en los dirigentes, que dudan cuanto peronismo quieren hacer, o que tipo de peronismo quieren ser. Nada nuevo bajo el sol: ayer eran los “neoperonismos” o el “peronismo sin Perón”, hoy son el “peronismo piola” o “moderno, competitivo y funcional. También en el 45’ la CGT dudaba en lanzar un paro en defensa de Perón (que era defender a los trabajadores) porque su dirigencia aducía que “otros coroneles no van a faltarnos”.

El peronismo sigue vigente porque mucho más que una tradición política, es una marca de identidad cultural para millones de argentinos; porque es el Pulqui y el ARSAT, el voto femenino y el voto joven, las máquinas de coser y los juguetes de la Fundación y las netbooks de Conectar Igualdad, las charlas de Discepolín con Mordisquito y los videos del Daddy Brieva y Capusotto, las “zonceras” diseccionadas por Jauretche y las leyendas refutadas por Dolina, los chalecitos californianos de los cuadros de Daniel Santoro y las viviendas del PROCREAR, el Estatuto del Peón de Campo y la ley del personal de casas de familia, la equiparación de derechos para los hijos extramatrimoniales y el matrimonio igualitario, el aguinaldo y las paritarias, la tercera posición y el no al ALCA, el IAPI y las retenciones, el Estado y no los bancos manejando el Banco Central, con el cuento de la “autonomía”.

El propio Perón hablando de la necesidad de adaptarse a los tiempos distinguía la doctrina y sus grandes principios (sinttizados a su vez en las "tres banderas"), de las formas de ejecución. Da la impresión que bajo el pretexto de discutir las segundas, algunos en el peronismo quieren introducir de contrabando el replanteo de los primeros.

El peronismo desaparecerá cuando sea superado históricamente, y eso ocurrirá cuando otros sepan expresar mejor que él a ese pueblo que se movilizó aquel 17 de octubre del 45’ en defensa de sus derechos; porque -parafraseando a Galasso, que lo toma de Pirandello- eran los personajes de la obra, que habían encontrado al autor que los interpretara.

La Argentina “visible y audible” (al decir de Pepe Rosa) no vio venir las masas del 17 porque se regodeaba en el éxito de la “marcha de la Constitución y la libertad” de unos días antes, y porque Perón estaba en Martín García, sin futuro político posible; tal como hoy se celebra a sí misma en el “foro de mini Davos” y en el coloquio de IDEA; expresando su optimismo ante todo “por el fin del populismo”: si algo nos enseña la historia es que en ella nada está escrito de antemano, y todos los finales son posibles.

Aun en medio de las traiciones, se puede celebrar la lealtad, mientras haya leales. A todo ellos, feliz día.

3 comentarios:

alicia lopez pugliese dijo...

Acabo de leer una nota de Martin Rodriguez en "le monde", que entre muchas opiniones fundadas y subjetivas, como al pasar, en algún renglón del medio, se refiere a "como bramó Cristina..." (el día de su despedida multitudinaria el 9 de diciembre del 15) y me pareció que el verbo elegido -dado el contexto aludido- escupía misoginia. Esto viene a cuento porque pienso que en esta actualidad, a la deslealtad de siempre se le suma una misoginia importante que rebalsa hasta en los discursos más "cool", ni que hablar en los de otro tipo.

Saludos a los que conforman este blog tan, tan interesante. Alicia

Anónimo dijo...

" para los trabajadores ser leales a Perón significó siempre ser leales a ellos mismos, y a sus propios intereses. Eso explica que esa lealtad se mantuviera en los años de la proscripción, la resistencia y el “luche y vuelve”: sin el peronismo en el poder los trabajadores estuvieron peor, y no mejor."
Es para hacer un cuadrito.O afiches, y salir a pegarlos cada 17.
El Colo.

marcelo ignacio dijo...

Muy bueno, muy de acuerdo.

De hecho, yo siempre lo sentí como el día en que la única razón para ir a la Plaza era para agradecerle a Perón su lealtad al pueblo.