LA FRASE

"LA REUNIÓN CON SAÚL UBALDINI Y LOS DEMÁS MIEMBROS DEL CONSEJO DIRECTIVO DE LA CGT FUE SUMAMENTE POSITIVA." (HERMES BINNER)

jueves, 20 de octubre de 2016

EL NEGOCIO DE TELEVISAR EL FÚTBOL, EN NÚMEROS


Ayer hablábamos en esta entrada del fin  del "Fútbol Para Todos" en el marco de otras transformaciones que impulsa el gobierno de Macri para el más popular de los deportes; y decíamos que de ese modo el negocio volvía a los privados. 

Que a juzgar por esta noticia aparecida en El Cronista, ya empezaron a sacar las cuentas: se habla de un abono de 14 dólares mensuales por cada abonado al cable para tener el "paquete fútbol", lo cual se puede ver de dos modos distintos.

Desde el punto de vista del negocio privado, según un relevamiento de fines del año pasado hay en el país 8,47 millones de abonados a los sistemas de televisión por cable o satelital, de modo que si todos compraran el "paquete" estaríamos hablando de un negocio que movería casi 1423 millones de dólares por año, o al tipo de cambio de hoy, unos 21.985 millones de pesos al año. 

Tengamos en cuenta que cuando hablamos de abonados, nos referimos a los hogares conectados al sistema y no a personas, por lo cual aunque en una casa no a todos les guste el fútbol, es poco probable que a ninguno de los que vivan en ella le interese, o dicho de otro modo: no es descabellado pensar que la gran mayoría suscribiría el abono, porque a algún miembro del grupo familiar le gusta mirar los partidos por televisión. 

Con el tipo de cambio promedio previsto en el presupuesto 2017 ($ 17,92) el monto del negocio ascendería a 25.450 millones de pesos en el año, a cobrarles por los dueños de los derechos de televisación (los que se los compren a la AFA) a los operadores de cables, y que estos les trasladarían a sus abonados. Eso sin contar que se aumenten las rentabilidades en los distintos eslabones de la cadena, es decir estrictamente trasladando costos.

Desde el punto de vista de la inversión del Estado en el "Fútbol Para Todos", el programa tenía asignados para éste año $ 1.894.369.700, que el gobierno de Macri (que ahora lo cancela) elevó a $ 2.068.220.000, cifra que involucra el costo total: los derechos de televisación que se le venían pagando a la AFA por el contrato con el gobierno, más los gastos que demandan las transmisiones.

Divididos por los 43.416.755 habitantes que tenía el país a fines del año pasado, son $ 3, 97 por mes, por cada uno. Dicho esto porque muchos se desgarran las vestiduras por el "Fútbol Para Todos", o sacan cuentas de todo lo que se podría hacer con esa plata si se la destinase a otros fines. En el presupuesto nacional de éste año representa el 0,108 % del presupuestado, y el 0,105 % del ejecutado (devengado).

Si la cuenta la hacemos sobre los abonados (hogares) del cable, da $ 20,35 pesos mensuales por cada hogar. El "abono" que se viene (14 dólares) al tipo de cambio de hoy serían $ 216,30 por cada hogar conectado al cable sólo para ver el fútbol, y si tomamos el tipo de cambio promedio del proyecto de presupuesto 2017, la cifra mensual trepa a $ 250,88. Se nota en el bolsillo el efecto del "cambio" ¿no?

Si miramos en cambio la cuestión desde los números globales del negocio en cifras redondas, nadie puede pensar que los grupos privados le pagarán a la AFA la diferencia (sideral) que oscila entre los 2068 millones de pesos que hoy insume el "Fútbol Para Todos" (de los que solo 1584 millones van a la AFA en concepto de derechos de televisación), y los posibles 25.450 millones que puede llegar a mover el negocio en manos privadas; con un abono mensual de 14 dólares.

Aunque la duplicaran a la AFA el monto actual que percibe por los derechos de televisación (llevándolo entonces a unos 3168 millones) les quedaría a los privados una ganancia de más de 22.182 millones de pesos anuales, de los que deberían descontar los gastos de transmisión de los partidos.

En el tamaño de esa "torta" está la explicación de la furia que desató en Clarín la aparición del "Fútbol Para Todos" en el 2009, de la puja que hay hoy por quedarse con el negocio de la televisación de los partidos, y de la furiosa campaña lanzada contra el programa que les permitió a los argentinos ver el fútbol gratis por televisión, sin tener que irse a un bar o a una estación de servicio.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El abono mensual de U$S 14 que hoy estiman, va a ser mayor. El dueño de los derechos venderá posiblemente a ese precio (14), pero el operador agregará su ganancia más la carga impositiva. El precio final será de U$S 25, es decir a la cotización de hoy, $390 mensuales.
Para ver fútbol cada abonado de cable hasta 2015 pagaba -indirectamente- $20 mensuales, $240 anuales. Ahora, pagará $4.680 al año ($390 x 12).
Hay gente que le gusta que la agarren de boluda, y pareciera ser feliz cuando otro se queda con su dinero. No hay medicamento alguno contra la imbecilidad.
El Colo.