LA FRASE

"ME VOY DEL BANCO NACIÓN CON EL SABOR AMARGO DE NO HABER PODIDO ESTATIZAR NINGUNA DEUDA PRIVADA." (CARLOS MELCONIÁN)