LA FRASE

"EL DÍA QUE REALMENTE ME MUERA, YO MISMO VOY A SER EL PRIMERO EN BLANQUEARLO." (GERÓNIMO VENEGAS)

miércoles, 21 de diciembre de 2016

MAJUL, A MITAD DE CAMINO ENTRE LA OBSECUENCIA Y EL STAND UP


(*)

El Presidente Mauricio Macri está a mitad de camino entre lo que quiere para el país y lo que efectivamente logró durante su primer año de gestión. (O sea que le falta hacer mierda la mitad del país que todavía queda en pie) También es consciente de que los argentinos, en las últimas elecciones, no le dieron el mandato de transformar profundamente a la Argentina. (Claro, por eso mantiene las cosas como estaban, como el "Fútbol Para Todos", "Conectar Igualdad", ah, no, para...) Apenas lo eligieron para cambiar la forma de hacer política, hartos del estilo de patota y de mentira constante del kirchnerismo y sus variantes más extremas e impresentables. (Y lo reemplazaron por "En mi gobierno los trabajadores dejarán de pagar impuesto a las Ganancias desde el primer día", la "lluvia de inversiones", el "segundo semestre" y Gerardo Morales)
Si fuera por su puro deseo, abriría la importación para bajar el precio de las computadoras argentinas, que son las más caras de Latinomérica. (O sea que ya se están cumpliendo sus más puros deseos. No queremos ni pensar cuáles serán los impuros) Lo haría sin descuidar los puestos de trabajo en la industria nacional, (Obvio, cada uno que pierda el trabajo en Tierra del Fuego lo contrataría para cortarle el pasto en la quinta) pero no dudaría. Si dependiera de su única voluntad, modificaría los convenios de trabajo de cada uno de los sectores que impiden el crecimiento del empleo y espantan a los inversores con deseos de desembarcar en la Argentina. (ah, o sea que el problema de no crecer son los derechos de los trabajadores. Por eso en la dictadura crecimos un montón ponéle. Igual, todo el párrafo desde "que impiden..." hasta el final está demás. Quiere hacer mierda los convenios, y volver a la encomienda) 
Este fin de semana tenía ganas de hablar de esas cosas. (¿Y por eso te llamó Luis?) Disfónico por un pólipo que le apareció en las cuerdas vocales después de haber levantado demasiado la voz durante un juego de cartas (ah, ¿no era por los goles de Boca en el clásico? ¿No será por el aire acondicionado, no, pillín?) en el que aprovecha para descargar tensión con sus amigos novatos en el bridge, (o sea, invita a tipos que no saben jugar, los despluma y encima les grita. El amigo que todos querríamos tener) primero pensó que lo que tiene en la garganta era producto del estrés. (Lo de tu garganta en cambio era semen, de él) Pero enseguida los profesionales le diagnosticaron un pólipo producto de haber forzado el tono. (Y, el esfuerzo no es lo de él, claramente) Lo van a intervenir durante los últimos días del año para hacer coincidir el posoperatorio con el descanso. (Ya no sabe que hacer para que le recomienden descansar. Decíle que pruebe renunciando, y listo)
Volverá a pasar sus vacaciones de 10 días en la Patagonia, como lo hizo durante los últimos años. (¿En la estancia de Lewis, que sigue quedándose con tierras públicas, o de algún otro garca por el estilo, como los de Alta Gracia?) Dice que no está estresado ni enojado. (No tendría razones: todo le chupa un huevo, y hace lo que se le cantan las pelotas) Que no está enojado con Sergio Massa de forma personal, sino porque considera que le está haciendo daño al país. ("País": "gobierno") Cree que, al final, Cambiemos y el Gobierno van a salir fortalecidos después de la presentación del proyecto de Ganancias de la oposición en la Cámara de Diputados. Piensa que la imagen virtual del líder del Frente Renovador, con Axel Kicillof )claro, tan virtual como la foto de Boudou con Vanderbroele, y de Cristina con Casanello. Desde que se puso el casco y los lentes esos se está haciendo adicto a las imágenes virtuales) y el ‘mamarracho’ que presentaron en la Cámara Baja, va a perjudicar a Massa más que poner en evidencia los problemas del Poder Ejecutivo para imponer sus posturas. Argumenta: los capitales del mundo que miran hacia la Argentina no son tontos; (exacto, por eso no vienen) se preguntan por qué razón un congreso que hace un par de semanas aprobó un presupuesto que incluía una meta de déficit a la baja, ahora impulsa un proyecto que lo hace subir; (raro que suba el déficit, creando impuestos, pero bueno, está visto que el de la contabilidad creativa es Prat Gay) se preguntan qué seriedad puede tener un Estado que a principios de año quita las retenciones a las mineras, a pedido de las provincias, para favorecer a las economías regionales, y a fin del mismo año intenta retrotraer la medida; (La misma que un Estado que tenía retenciones, y luego las sacó, o que reembolsaba a los que exportaban por puertos de la Patagonia, y lo sacó, y así) se preguntan por los convenios colectivos de trabajo (claro, quieren saber cuando los eliminan) y por la verdadera vocación de la Argentina de entrar en sintonía con el resto del planeta con gobiernos más o menos racionales.(claro, como Ruanda, Burundi y todos esos países donde no hay convenios colectivos de trabajo)
Todos los días, el Presidente se entera de las excentricidades más peculiares. (Como esa de que se tiene que levantar temprano, e ir todos los días a trabajar, habráse visto) La semana pasada se enteró, por ejemplo, que los pilotos de Aerolíneas Argentinas lograron una ‘conquista social’ sin parangón en el mundo. Se trata de una licencia de dos días con goce de sueldo por cumpleaños. (Tremendo, donde iremos a parar. Lo único que falta es que tengamos un empleado público -el presidente, ponéle- al que le aconsejen descansar más, por protocolo) Cuando preguntó por qué de dos días le explicaron: para descansar después del festejo. (¿De quién habrán sacado la idea esa de descansar después de no hacer nada los tipos, no?) Ahora quiere saber cuánto le cuesta a cada argentino financiar la ‘conquista de derechos’ de algunos trabajadores de la aerolínea de bandera. (Eso ¿cuántos jardines de infantes se hacen con dos días de sueldo al año de un piloto, eh?) Igual, el Presidente es optimista. Cree que el nuevo convenio que se aprobó para los trabajadores del área de Vaca Muerta con el sindicato de Gas y Petróleo de Río Negro Neuquén y La Pampa, del cual es secretario Guillermo Pereyra, está más acorde con el siglo XXI.(Claro, porque termina con esas antigüedades como las vacaciones pagas, las horas extras, la jornada legal de trabajo y tantas otras)

Macri piensa, además, que la jugada del Frente Renovador ensanchó la grieta entre Massa y gobernadores como Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti y Sergio Uñac. (Es que todos esos ya estaban en el PRO) Descuenta que la "liga de gobernadores racionales" (¿son los mismos que antes, hace un par de semanas, eran "señores feudales fraudulentos que subsisten en el poder por el clientelismo", o son otros?) se terminará enfrentando al ex intendente de Tigre por dos razones básicas. La primera: su proyecto de ley de Ganancias desfinancia a sus provincias y las pone al borde del colapso. (Claro, porque ahora en cambio nadan en la abundancia) La segunda: el proyecto político personal de la mayoría de los ‘gobernadores racionales’ incluye que le vaya bien a Macri, porque no están preparados todavía para competir en el próximo turno presidencial. (Claro, son gente joven, sin experiencia, como Schiaretti ponéle; que no es candidato por eso, nada más. La nota entera es una pelotudez, Majul, pero este párrafo es a nivel hámster ya)
Después de un año de gestión, el Presidente ya aprendió la lección. (Rápido para el aprendizaje el tipo. Así solo harás crecer los rumores de que el título de ingeniero lo compró, Majul) Respetará el protocolo presidencial para asuntos vinculados con sus viajes, su descanso y su salud. (Ah, viaja a casas de garcas y se toma vacaciones uno de cada tres días del año para cumplir con el protocolo. Con razón hay siempre tantos candidatos a la presidencia, re conviene el protocolo) No generará expectativas desmesuradas sobre la baja de la inflación y el crecimiento de la economía. (Aunque quisiera y no podría Majul, boludos quedan cada día menos) No enviará al Parlamento proyectos de ley sin antes lograr un acuerdo sobre su aprobación, aunque ese entendimiento implique modificaciones a su idea original. (Un estadista) No subestimará a los dirigentes kirchneristas que siguen operando en las sombras para intentar que no culmine su mandato. (¿Eso fue antes o después de estar muerto el kirchnerismo?) Seguirá dando todas las herramientas y toda la información, desde el Estado, para que las causas de corrupción continúen avanzando, aunque no comparte ni el ritmo ni la manera en que fiscales y jueces manejan algunas de ellas. (O sea les dará manija para que avancen, porque van lentas. Pero no se meterá ni le importa como terminen. ¿Es más o menos así, o nos perdimos algo?) No volverá a cometer el error de recibir a Daniel Scioli en la quinta de Olivos (sobre todo porque lo recibió en la Rosada) porque ahora está convencido de que, en su afán de llegar a la presidencia, hizo cosas tan graves como las que denuncia Elisa Carrió e investiga el fiscal Alvaro Garganta.(¿Y con las otras denuncias de Carrió que piensa hacer, mostrarle los papeles?)
En su primer año de educación presidencial, (o sea que votaron a un tipo para que "aprenda sobre la marcha". Años de Cardenal Newman y UCA tirando la plata al pedo) dice, aprendió casi tantas cosas como durante todo su mandato como jefe de gobierno de la Ciudad, (o sea que los 8 años anteriores se rascó los huevos. Como ahora, bah) pero sobre todo una, que antes no tenía tan clara. Muy pocos integrantes de lo que a la manera clásica se podría denominar corporaciones están dispuestos a dejar de lado sus ventajas y privilegios a favor de los intereses del resto de la sociedad. (¿30 años en las empresas del padre y necesitó un año en el gobierno para aprender eso? No nos tomés por pelotudos, Majul) El Presidente opina que así como se la está acabando a él y a sus ministros el propio tiempo para ‘aprender’ y equivocarse, los empresarios, sindicalistas, el sistema judicial y el de medios van a tener que empezar a adecuarse a las nuevas reglas de juego.(¿está pensando en una reforma judicial y reimplantar la ley de medios, decís vos, se volvió kirchnerista de golpe?)
Analiza el jefe de Estado que hay una parte de la sociedad que está madurando más rápido que la clase dirigente. (Y hay otra buena parte que ha madurado tanto, que ya se está pudriendo) Y que eso, al final del camino, le va a terminar jugando a favor. (¿cuando aparece la luz en el túnel?) En el mediano y largo plazo. (del segundo semestre ya pasamos al segundo mandato, y de ahí directo a la segunda generación) Y también para las elecciones legislativas del mes de octubre del año que viene. (¿Y tu opinión Luis, o ahora trabajás de analista de Macri y encima violás el secreto profesional?) 
(*) Las negritas son nuestras, el original acá.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Majulo a mitad de camino entre besarle la cabeza y los pies a Macrii, lo mires del lado que lo mires.

ram dijo...

Ustedes se burlan pero sólo un telépata de inteigencia superior como luisito es capaz de zambullirse en la cenagosas profundidades del "pensamiento" virreynal.... además aprecien el detalle de que lo mueve el amor, todo lo que hace, lo hace para que los curros de la esposa no tengan obstáculos..... seguro que lo prefieren al ale rozitchner ustedes.....

elsalieridecharly dijo...

Pocos tipos tan soba-quena como Majul. Un vómito.