LA FRASE

"QUIERO SER DE NUEVO CANDIDATO A PRESIDENTE PORQUE MIS SEGUNDOS PERÍODOS FUERON LOS MEJORES, EN BOCA Y EN LA CIUDAD; Y ESO EN EL PAÍS NO ME COSTARÍA DEMSIADO." (MAURICIO MACRI)

jueves, 15 de noviembre de 2012

EL PER SALTUM DE LA FAPNELCO


Cuando a través de ésta nota de Maximiliano Ahumada en Redacción Santa Fe se conoció que el Senado santafesino había recibido 2,8 millones de pesos para pagar sueldos del personal y los destinó finalmente a subsidios que repartirían los senadores (y el vicegobernador Henn) desde el Poder Ejecutivo hicieron mutis por el foro, como si no tuvieran nada que ver con el asunto.

En un punto se entiende: tal cual lo explicaba Ahumada en el artículo y se desarrolló en este blog acá, la maniobra se consumó con precisión para desvincular por completo a Bonfatti (por entonces de viaje por los EEUU) del tema, para que no se interpretase que el aumento del dinero destinado a subsidios a repartir por los legisladores era un pago encubierto por la aprobación de la reforma tributaria, es decir una especie de Banelco santafesina.

Sin embargo y según pudimos averiguar por una investigación especial de Nestornautas, los funcionarios del Ejecutivo, lejos de ser ajenos a la maniobra, prestaron su cooperación decidida para que se consumara; además de que el ministro Galassi no la ignoraba porque refrendó el decreto del vice Henn (a cargo del Ejecutivo por el viaje de Bonfatti) transfiriendo los fondos al Senado, con la excusa de pagar los aumentos salariales pactados en paritarias con los empleados de la Legislatura.

Y esto es así porque el Decreto 133/12 del presidente provisional del Senado -el ex reutemanista Alberto Crossetti-, que modificó el presupuesto de la Cámara pasando los 2,8 millones de “Personal” a “Transferencias” para repartir subsidios, estuvo demorado en la Delegación Fiscal del Tribunal de Cuentas en el Senado, que no le daba curso para que siguiera su trámite.

Ante eso un funcionario del Poder Ejecutivo (más concretamente del ministerio de Galassi, y ex ministro de Binner) intentó interceder ante la contadora Crescimanno (presidenta del Tribunal de Cuentas, puesta por Binner y que integra la Sala del TC que controla al Senado) para que lo destrabe, pero como estaba de licencia, tuvo que dirigirse personalmente a otro vocal del órgano de control, Germán Huber.

Un vocal también puesto en el Tribunal de Cuentas por por Binner, radical el hombre y vinculado a la gente de Corral y Barletta, para más datos: fue Síndico General de la Municipalidad en la gestión del presidente de la UCR nacional como intendente de Santa Fe.

El funcionario del Ejecutivo le hizo saber a Huber que era crucial para el gobierno que el expediente del decreto de Crossetti se destrabara, para no tener un conflicto con los senadores; lo cual confirma que fue el pago por la reforma tributaria, porque no tenían en ese momento en el Senado otro proyecto de interés para el PE en discusión; y de otro modo no se explica que desde la Casa Gris se preocupen por el trámite de un decreto del Senado.

Con el pedido del Ejecutivo (reforzado por una oportuna llamada del senador radical por el Departamento La Capital, Hugo Marcucci, ex funcionario de la UNL en la gestión de Barletta) Huber puso manos a la obra e hizo un "per saltum": le reclamó el expediente a la Delegación Fiscal del Senado, y cuando se lo mandaron lo despachó en el día con dictamen favorable, para que lo pudieran poner en ejecución.

Por eso el Decreto 134/12 de Crossetti (el que reparte entre Henn y los 19 senadores los 2,8 millones ya convertidos en plata para subsidios) es del 10 u 11 de octubre, cuando el 0133 era del 4, cuando Bonfatti todavía estaba en EEUU.

Lo que implica que la maniobra original era liquidar todo antes de que vuelva, pero no contaron con el inconveniente que se planteó en el análisis del expediente en la Delegación Fiscal del Tribunal de Cuentas en el Senado, y que se zanjó con la intervención de un funcionario del Poder Ejecutivo, y un sugestivo “per saltum” del vocal que le correspondió a los radicales en el Tribunal de Cuentas, en el reparto de áreas de influencia allí entre los socios mayores del Frente Progresista.

Como podemos ver, en éste caso los radicales encontraron el modo de zanjar las históricas disputas entre el “Grupo Universidad” (Barletta, Marcucci y el propio Huber) y el vicegobernador Henn, porque estaban en juego intereses superiores.

Y pensar que anoche votaron en contra el per saltum.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

que aparezca el cuervo gritando 'fapnelco! fapnelco!'
o bueno, que aparezca...

Anónimo dijo...

qué es de la vida de andres larroque?

Anónimo dijo...

Son unos pulpos los muchachos y siempre digo que son todos iguales.
Por suerte parece que el PJ está despertando de su aletargada siesta. Ya deben desarmar la bolsa de trabajo que armó la UCR escarapela a cambio de favores con sus narco-socios.